@ellibelaresc

En los últimos días estamos cansados de ver y oír en los medios las declaraciones de Pedro Sánchez y los suyos que predican que si vamos a nuevas elecciones la culpa va a ser de Pablo Iglesias y también los suyos. Nada más lejos de la verdad. La culpa es del PSOE, que quiere pactos y los posibles pactistas ya saben de qué percal está cortado el PSOE, que no es de fiar, porque dice una cosa en las campañas electorales y después, en la realidad, hace otras que no tienen nada que ver con lo que ha dicho.

Estaremos de acuerdo, aunque ellos digan lo contrario, que el PSOE siempre ha tenido reticencias a pactar con las fuerzas a su izquierda. Es una herencia que se remonta a los tiempos de Felipe González, cuando se impuso una política de pragmatismo y buena relación con los poderes económicos, renunciando a principios ideológicos y confrontando con la gente situada a su izquierda, distanciándose e incluso enfrentándose con los sindicatos de clase. Zapatero fue la nueva esperanza del PSOE con un discurso más de izquierda. Aportó importantes mejoras en sus políticas de derechos civiles, pero ni en las políticas fiscales ni en la política redistributiva de ´cheques para todo el mundo´ hizo políticas de izquierda.

Después del 20-D se abría una oportunidad para un cambio político en profundidad. Pero Pedro Sánchez, bajo el control y el chantaje de sus ´barones´, especialmente de Susana Díaz, descarta toda preferencia por un acuerdo con las fuerzas de izquierda para articular una mayoría y se lanza a un acuerdo con la ´nueva derecha´ que es C’s. Siempre queda el ADN.

Sánchez y el PSOE defienden, o teatralizan, algo imposible: un acuerdo a tres bandas PSOE-C’s-Podemos, a pesar de que estos han dejado clara por activa y pasiva su mutua incompatibilidad programática con C´s. No se puede hacer una política económica, social y territorial entre fuerzas que defienden modelos diferentes. Otra cosa diferente es que sean posibles acuerdos sobre temas concretos como la regeneración democrática, la ley electoral o incluso la laicidad del estado. Ahora C’s para el PSOE ya no es la ´marca blanca del PP´ sino que ahora es una fuerza reformista. Lo que no dice el PSOE es si el reformismo de C’s es hacer girar el programa del PSOE hacia la derecha.

¿Por qué Sánchez no ha optado por obtener una mayoría de izquierdas en el Congreso de los Diputados? Claramente porque sus barones no le han dejado, este pacto no estaría muy  bien visto ni por el partido, donde es hegemónico el pensamiento ´felipista´, ni por los poderes económicos. El PSOE, en definitiva, es incapaz de actuar como un partido de izquierdas, y ha optado, como ya parece ser habitual, por mirar a la derecha mientras ve las fuerzas a su izquierda como adversarios peligrosos que le pueden robar el electorado. Esto no solo es el suicidio político para Pedro Sánchez sino una deriva peligrosa para el PSOE, puesto que un posible liderazgo futuro de Susana Díaz solo significaría un nuevo giro a la derecha. Susana Díaz lo tiene todo por demostrar, excepto ser una gran conspiradora interna en su partido.

La suerte que Sánchez tiene en todo este embrollo es que Podemos, y especialmente su secretario general Pablo Iglesias, han errado profundamente en su táctica negociadora. En lugar de confrontar programas políticos desde un principio y buscar confluencias se han empecinado en salvar ´líneas rojas´, lo cual les ha llevado a un laberinto sin fin. La corrección final de Podemos con las 20 propuestas para un acuerdo han sido tardías y acompañadas de una actitud errada de levantarse de nuevo el primero de la mesa. Así y todo no debemos olvidar que el verdadero responsable de la falta de acuerdo para plantear una alternativa de progreso y de izquierdas ha sido el PSOE, que ha preferido pactar con una derecha como C´s, que sólo aspira a una coalición con el PSOE sí, pero también con el PP. Si nadie le pone remedio los ciudadanos volveremos a votar el 26-J, desgraciadamente todavía con Rajoy y el gobierno en funciones.

________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de DETALLES DE ACTUALIDAD POLÍTICA.

Anuncios