@ellibelaresc

  1. ´La formación de los trabajadores es urgente: no tenemos ni un minuto que perder´, apremió la ministra de Empleo, Fátima Báñez, hace un año en el Congreso. Aún hoy la reforma aprobada entonces sigue sin ponerse en marcha. La reforma ´urgente´ de la formación deja dos años sin cursos a medio millón de ocupados y 270.000 parados.
  2. Visto desde fuera, lo que separa programáticamente a Podemos, Compromís, Izquierda Unida y las mareas y confluencias resulta insignificante ante la necesidad de que el Parlamento español cuente con un grupo parlamentario lo más amplio posible que exprese el deseo de cambio de, como mínimo, seis millones de ciudadanos. Un grupo parlamentario que pueda intentar formar un Gobierno progresista o, si al PSOE se lo siguen prohibiendo, constituya, al menos, una sólida e intensa oposición a un Ejecutivo conservador o una Gran Coalición. Por lo demás, la existencia de una candidatura unitaria de izquierda –con un nombre y un logo creados para la ocasión, por qué no– sería la única novedad de los comicios de junio respecto a diciembre. Es decir, el único atractivo para que los progresistas tentados por el abstencionismo acudan a las urnas.
  3. El presidente del Gobierno en funciones recalca que los vetos ´son malos para la democracia´ y confía en que tras las elecciones del 26 de junio llegue el ´sentido común y todo el mundo actúe con un poco de cordura´. A su entender, no se puede volver a repetir lo que ha ocurrido estos meses: ´No se ha querido hablar con el PP, una fuerza que representa a más de siete millones de españoles´. Rajoy apuesta por un Gobierno moderado que ofrezca estabilidad, seguridad y certidumbre. ´Y desde luego, los vetos no contribuyen a nada, ni en política ni en ninguna faceta de la vida´. Espera que sea una campaña tranquila y sensata.

Una pregunta me quedará siempre en el tintero: ¿qué hubiera hecho él en la situación     de Sánchez e Iglesias? La respuesta la puedo intuir. Lo que ha hecho siempre:       incordiar, sí pero no y sí si es lo que yo quiero.

  1. Si hay algo que ha quedado claro en esta breve legislatura es la inoperancia de unas reglas que fueron diseñadas para favorecer al bipartidismo y a las grandes coaliciones. La inoperancia de una Constitución que altera el equilibrio de poderes en favor de un ejecutivo que legisla a base de decretazos y frente a cuya inacción no podemos hacer nada. En la Constitución del 31 se construyó un parlamento fuerte, unicameral, y un ejecutivo bicéfalo (presidente de la República y Gobierno), al que podía removerse con una moción de censura destructiva. La CE78 consagró, en cambio, el bicameralismo, el bipartidismo, y la moción de censura constructiva, priorizando de este modo la gobernabilidad (alternancia de partidos mayoritarios) sobre la representatividad y la legitimidad democrática. Así que hoy es urgente darle un golpe de timón a este barco.
  2. El pesimismo se ha apoderado de las tropas socialistas de cara a las elecciones generales del 26-J. ´No van a ser buenos. No veo de qué manera podríamos mejorar nuestros resultados del pasado 20 de diciembre´, comentaba uno de los barones durante el comité federal. El último estudio de Llorente y Cuenca (abril de 2016) sobre la previsión de resultados en unas próximas elecciones pronostica una fuerte desmovilización entre los simpatizantes socialistas: ´Políticamente, el electorado más movilizado parece ser el del PP (76% de participación segura); y el menos motivado a participar, el del PSOE (62,4%). Las inclinaciones abstencionistas se dan sobre todo en el espacio del centro izquierda. En los espacios del centro derecha, la derecha pura y la izquierda pura, la tendencia abstencionista es menor´.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL ÉXTASIS DE SANTA TERESA.

Anuncios