@ellibelaresc

Mucho hemos hablado del obispo de Córdoba en este blog. La última vez en una gacetilla titulada ´Tensiones en la iglesia católica española´, en la que denunciábamos el espíritu rancio, desconectado de la realidad y ultraconservador de la mayoría de los obispos españoles que frente a los aires nuevos y renovadores del papa Francisco se le oponían con mayor o menor  protagonismo. Los clasificábamos en duros, silenciosos y problemáticos. A este último grupo pertenece el monseñor de Córdoba. Obispos que sin criticar abiertamente las reformas papales, suponen un escándalo a todas luces inaceptable. Demetrio Fernández, que así se llama el monseñor,  centra gran parte de ´su magisterio´ en criticar cualquier tipo de avances legislativos en lo tocante a la sexualidad o la igualdad de sexos, y cuyas decisiones sobre la titularidad de la mezquita de Córdoba podrían llevar a la diócesis a un escándalo similar al que ese mismo obispado tuvo años atrás con Cajasur.

Monseñor Demetrio no deja de ser noticia, está en su salsa. Y esta vez por negarle la confirmación a un transexual, José Belloso, de 28 años, que pretendía ejercer como padrino de bautismo de su sobrina y denuncia el caso en estos términos en su cuenta de Facebook: ´Según dicen debí quedarme siendo físicamente mujer aunque interiormente fuese hombre, rechazando mi felicidad. Contesté que si me hubiese quedado así me habría matado, por supuesto, porque mi vida era un espejo en el que no me reconocía. El obispo de Córdoba se ha tomado la palabra del Señor para juzgarme, y yo considero que no son nadie para negarme la confirmación por ser quien soy, pues sigo siendo humano, hijo del Señor y todos hermanos´.

Pocos días antes de terminar su catequesis para la Confirmación, que iba a ser el 27 de mayo, el párroco de Posadas (Córdoba), Juan José Romero, le informó que no pueden darle el sacramento por ser transexual, y que según palabras del obispo ´no admiten a personas transexuales y que tenía que haber aguantado el castigo que Dios le dio y la cruz que el Señor le mandó, sin ofender a la naturaleza´.

Como viene siendo habitual y se lo permite la justicia española ´desde el Obispado de Córdoba afirman que no se trata de una discriminación, sino que acogiéndose al Código de Derecho Canónico considera ‘no idóneo’ su estilo de vida, que es incongruente con la vida cristiana´. ¡Cómo se pueden decir estas barbaridades y degradar y humillar a un creyente en nombre de su dios y por el único motivo de la identidad sexual! ¿Dónde queda el contenido final de la exhortación apostólica del papa Francisco sobre la familia, denominada ‘La Alegría del Amor’, en la que habla del acogimiento de las personas homosexuales y condena su discriminación y violencia? Este obispo es también de ideas obsesivas. En 2011 escandalizó a toda España afirmando que la Unesco tiene programado hacer homosexual a media población. La jerarquía católica en España, a excepción de obispos concretos, está completamente cerrada a un acercamiento a la sociedad y a la flexibilidad de sus dogmas ancestrales, por lo que esa iglesia más inclusiva y caritativa que muchos feligreses esperaban va a tardar mucho en aparecer en España.

________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de PODEMOS NO ES EL PELIGRO.

Anuncios