@elibelaresc

Él es Caballero de la Gran Cruz del Mérito Constantiniana de San Jorge. Una especie de cruzado con la finalidad de imponer, si es preciso con la violencia de las armas, a su dios a diestro y siniestro. Él es el ministro del Interior, el opusdeista Fernández Díaz, de reconocida y constante piedad  y ´ponedor´ profesional de medallas  a vírgenes y humanos de pro favorables al Partido Popular.

Este peculiar sujeto es el responsable de los nombramientos del director general de la Policía,  Ignacio Cosidó, un deslenguado apenas sin freno, y de otro actor de teatrillos: el actual jefe máximo de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, que de joven fue falangista, y ahora es amiguete de Rajoy.

El director de la Policía, Cosidó, ha vuelto a cargar contra los adversarios del PP. Ha lanzado, como es propio de él, una mentira y, además, una falsedad. Venir a decir, más o menos, que ETA y Podemos son partidos parecidos es una barbaridad. Y también lo es, cuando García Margallo, ministro de Exteriores del Gobierno del PP, ha soltado otra canallada de las suyas: que ´Podemos es un peligro para España´.

O sea, que debe estar muy acojonado don Mariano si pretende lograr votos favorables al Partido Popular. El miedo a que viene el lobo, que viene el lobo, acaba siendo, con frecuencia, una estupidez por mucho que diga Margallo lo que ha dicho. Y mezclar a Podemos con un peligro nacional no es más que un recurso estúpido.

El peligro nacional, ciertamente, no es Podemos, sino el Partido Popular. Podemos no ha gobernado todavía y, por tanto, todo lo que algunos dicen de ese partido está por ver. La corrupción del PP viene de muy lejos. Empezó en España con la Dictadura y no ha acabado. El peligro no es Podemos. El peligro es el entorno que mantiene Rajoy y que siempre es capaz de disculpar. Aquí no pasa, nada.

_________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de TENSIONES EN LA IGLESIA CATÓLICA ESPAÑOLA.

Anuncios