@ellibelaresc

Toro de la VegaFuimos multitud quienes el pasado jueves nos alegramos muchísimo por el paso histórico dado por la Junta de Castilla y León de prohibir en un Decreto Ley matar al toro de la Vega en Tordesillas. Aunque mantiene  el festejo (será el Ayuntamiento quien establezca un nuevo protocolo), el hecho de la prohibición ya supone un avance que pone trabas a la barbarie enloquecida de ciertos tordesillanos que se niegan a entender que el grado de civilización de una sociedad se mide por el trato que se da a los más débiles, entre ellos los animales, que como seres vivos conviven con nosotros y forman parte de esta sociedad.  La medida aprobada impedirá no sólo la muerte del astado, sino también infringirle cualquier herida que tenga por objeto acabar con su vida: o lo que es lo mismo, se acabó lancear al animal hasta su muerte.

Que no nos vengan con pamplinas, con tradiciones, con que es un Bien de Interés Turístico o con que la tauromaquia y sus derivados son cultura. ¡Qué lejos, entiendo yo, están de lo que es cultura! Cualquier abuso, maltrato y tortura de animales es inaceptable e incomprensible en una sociedad moderna como la nuestra. El próximo paso en Tordesillas debería ser la prohibición del festejo del Toro de la Vega en su totalidad, y por extensión de todos los que se celebran en España. Sería una decisión con una fuerza simbólica enorme por todo lo que ha significado ese festejo bárbaro hasta ahora.

¿Una decisión histórica? Hasta el dictador Franco mostró cierta sensibilidad con este ´festejo´. Durante la dictadura también se acordó prohibir la muerte del toro. En 1966 el Ministerio de la Gobernación limitó el festejo al desencierro del toro. Las autoridades justificaron la decisión en que el ´innecesario sufrimiento para los animales desdicen de nuestro nivel cultural y ofrecen un pretexto para que se organicen campañas de descrédito contra España´. La prohibición fue un espejismo, porque las presiones ejercidas por los sectores más tradicionales, los aficionados y algunas autoridades locales terminaron por revocar la decisión del Gobierno en 1970.

¿Y hoy qué piensan los políticos? Izquierda Unida y Podemos sí se han mostrado a favor de eliminar esta fiesta. El partido que, como nos tiene habituados, tiene una actitud lamentable es el PSOE. En la última campaña electoral  aseguró que no le ´gustaba´ la celebración, pero el alcalde socialista de Tordesillas no planteó ninguna medida para prohibirlo y tras conocerse la decisión de la Junta afirma que la recurrirá al ser ´contraria a derecho´ y que ´trabajará todo lo posible para que el Toro de la Vega se celebre tal y como se ha desarrollado durante los últimos 500 años´. Y yo me pregunto: ¿conservar la poltrona justifica semejante salvajada? ¿Es esa la política progresista del PSOE? ¿Se puede pensar que el PSOE está a favor de la tortura? Que no nos vengan los gerifaltes socialistas con que el recurso es la decisión de un alcalde porque cuando les interesa lo prohíben, lo censuran y dicen que tal tema es competencia del Comité Federal. Caso Valencia con el tema de las elecciones al Senado. Son unos cínicos. En un escenario parecido se mueve Ciudadanos. Y el PP autonómico, que ha promovido el decreto no se sabe en razón de qué oscuros intereses, celebra la aprobación del texto porque, y esta vez nos muestra su vena más sensible: ´Es una decisión acorde con la sensibilidad actual de la sociedad´. Todo lo contrario de lo que piensa el PP de Tordesillas. Estamos, pues, ante el mismo caso de las poltronas.

El Decreto insufla esperanza, pero es insuficiente. Los que defendemos a los animales tendremos que seguir luchando por la abolición de unos festejos en los que los animales sufren maltrato físico y psicológico, aunque no concluya con su muerte pública. Nos felicitaremos el día en que no se celebre ningún festejo que suponga maltrato, del tipo que sea, a los animales. Nos felicitaremos el día que los animales no sean matados, ni ante el público ni en un mugriento cajón veterinario tras haber sido linchados pero dejados con un hilo de vida.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA ÚLTIMA DEL BOCAZAS CAÑIZARES.

Anuncios