@ellibelaresc

Es un homófobo, racista, misógino y talibán. Eso ya lo sabemos y lo hemos comentado en gacetillas anteriores. Pero hoy quiero insistir, una vez más, en esa petición que monseñor Cañizares, funcionario de la iglesia católica, apostólica y romana, la auténtica, la verdadera, hace a su rebaño de incumplir la ley, de desobedecer aquellas leyes que  él y algunos de los suyos consideran injustas por estar fundamentadas  en ´la ideología más insidiosa y destructora de la humanidad de toda la historia, que es la ideología de género´. Alguien que dice eso contra las normas que favorecen la igualdad entre los seres humanos o ha perdido la cabeza o es un canalla. O todo a la vez.

Habéis leído bien. Monseñor insta a la desobediencia civil aprovechando la autoridad que le confiere el altar, su báculo y su mitra. Pero mi pregunta directa es ¿qué ocurriría si otro talibán de signo opuesto dijera algo parecido sobre cualquiera otra ley que no fuera del gusto de su paladar? Lo más seguro es que la Fiscalía, la Abogacía del Estado y otras islas adyacentes entraran en tromba y empapelaran al sujeto. ¿O no?  Y me vuelvo a preguntar: ¿habrá algún juez justo en España que abra expediente a este Cañizares?

Porque no nos vayamos por las ramas. Este individuo, en este caso, no ha hablado de evangelio ni de prácticas morales que deben seguir lo adictos a su secta. En absoluto. Este clérigo predica a conciencia para inducir a la desobediencia, porque en su irracionalidad es de los que  están convencidos de la supremacía de la ley de Dios sobre las leyes civiles, sobre la democracia. Pensamiento medieval el de este funcionario del Vaticano. Por aquellos años todo el mundo sabía (por convencimiento o porque sí) que la teología es la madre de todas las disciplinas y que, por ello, estas estaban supeditadas aquella, y con la ventaja de que la teología no tiene que probar absolutamente nada, como está predicando el monseñor, que también aplica el famoso ´Roma locuta causa finita´( ´Roma ha hablado, la causa está terminada ). Las cosas son así porque lo digo yo.

Grave es el discurso de Cañizares. Pero sería gravísimo que el mitrado no fuera investigado: sus palabras no caben, ni siquiera artificiosamente, en la libertad de expresión, son pura y dura sedición.  Su amonestación es un acto político. Está haciendo un llamado a la desobediencia a la ley. Y eso se castiga, al menos si yo fuera el delincuente. ¿Hay o no, por lo menos, indicio de delito en las palabras del obispo? ¿Será la ley la misma para todos?

Es muy mayor este monseñor. Por eso me pregunto: ¿qué mueve a Cañizares y sus acólitos a poner en marcha una zahúrda de esa envergadura? Puede que sean dos objetivos. El primero, frenar el ejercicio de los derechos civiles y el segundo, situar su pensamiento como punto de referencia de los católicos frente al de Bergoglio al que se considera, poco menos, que el aliado natural del relativismo. El tiempo dirá.

Pero como, y era previsible, la Fiscalía no actúa de oficio la Red Española de Ayuda al Refugiado ha interpuesto una denuncia por la vía penal contra el cardenal arzobispo de Valencia por apología de delitos de odio, por sus palabras contra el ´imperio gay´ y los movimientos feministas y por preguntarse si los refugiados ´eran trigo limpio´.

La plataforma también considera que Cañizares ´representa un factor ultraconservador que pretende subvertir el orden constitucional y que parece mostrar una añoranza con otras épocas en las que inmigrantes, gais, lesbianas, bisexuales, transexuales y mujeres estén sometidos a los dictados de una sociedad gobernada por los poderes fácticos de la Iglesia católica´, por eso, apoyados por varios colectivos católicos, piden al papa Francisco su cese como arzobispo de la archidiócesis valentina.

Una última pregunta: ¿es cristiano Cañizares o un genuino perroflauta?

_______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL 26J Y LA LAICIDAD.

Anuncios