@ellibelaresc

PPEscribo estas líneas incubando rabia por los cuatro costados. Prácticamente ha terminado el escrutinio y como ya intuíamos, aunque sin creérnoslo, el PP ha vuelto a ganar las elecciones.

¿Qué tiene que pasar en este país para que la gente no vote a corruptos, a inmorales, a mentirosos compulsivos, a gente que siempre está de lado de los poderosos? ¿Cómo ha sido posible que a pesar de todo lo que nos han hecho pasar estos miserables del PP, sus políticas injustas, crueles y de despilfarro  haya tantísima gente que los vote? ¿Leen la prensa, se enteran de sus corruptelas, de cómo nos están engañando con la recuperación económica? ¿Esos cientos de jubilados que los han votado porque, creen, ellos son la seguridad se enteran de que este insolidario PP está vaciando el Fondo de Pensiones? ¿Cómo es posible ser del PP, ver qué ha hecho este partido con España y los españoles y no dejar de serlo? La Comunidad Valenciana la han devastado ¿cómo es posible que los sigan votando? ¿Y la madrileña, y la murciana? Y la última, la del ministro opusdeísta del interior: ¿usar a la policía contra la oposición sin control judicial no es esto lo que, según el PP, hace el Gobierno de Venezuela? ¿Tampoco esta minigestapo fundada por Jorge Fernández ha sembrado las alarmas? ¿Qué tiene que pasar para que esos votantes del PP reaccionen? ¿Por qué no le ha pasado factura electoral al PP el escándalo de las grabaciones de Díaz? Los del PP lo saben. Saben que por mucha mierda que produzcan tienen asegurados un mínimo de votos. Y así tienen alas para delinquir. ¿Por qué no le ha pasado factura electoral al PP el escándalo de las grabaciones de Díaz, ¡ y todo lo demás!?

Y ahora a esperar. Al PSOE le ha ido mucho mejor de lo que esperaba, aunque pierde diputados tendrá que conformarse porque esperaban  el desastre. ¿Qué tendrá que hacer para mantenerse? ¿Pactar con el PP? No me extrañaría. Ya hizo un pacto contra natura con C´s, y esta vez mucho me temo que solo dejarán que Pedro Sánchez apoye al PP para evitar que la otra izquierda, la de Podemos, se acerque al poder. Y lo tenemos claro. ¡Madre mía qué desencanto! ¿Qué excusa se sacará de la manga La lozana andaluza para justificar el descalabro en su territorio?

¿Os imagináis cómo hubiera sido nuestro verano sin Rajoy? Todo nuestro gozo en un pozo. Porque seamos sinceros, con Rajoy todo va a seguir igual. Con un presidente así, esa España envejecida, sin expectativas y sin ideas sabe que no va a tener nunca ni la más remota sombra de mala conciencia. Rajoy no es un líder, no da la talla. No tiene ni rastro de talante o empatía social por ninguna parte. Mariano no gobierna, no manda, no siente ni padece y tampoco sabe transmitir sus ideas, por lo que es muy difícil que las masas se sientan conquistadas con las propuestas que vende y que la mayoría de veces, ni tan siquiera entiende. Aun así, está convencido de ser el elegido para garantizar el cumplimiento de los mandatos terrenales y divinos. No conoce a nadie que pueda hacerlo mejor que él. Los resultados le avalan.

Y también se trata de un presunto líder que tiene la gran virtud de poner en cuarentena los problemas y no sacarlos de ella hasta que el tiempo los borre de la memoria colectiva o al menos amortigüe su impacto.  Lo importante es cumplir con las directrices que otros marcan y él como garante de dicho cumplimiento. La corrupción; la financiación ilegal de su partido; la falta de responsabilidad política y, en algunos casos, también jurídica; el empobrecimiento de la clase media; el enriquecimiento injusto de la clase más privilegiada, son daños colaterales que todos debemos aceptar con resignación y en silencio; las cosas son así porque deben ser así, como posiblemente diría él.

¿Tan ciegos y de noria son sus votantes que no ven estos gestos en ´su ´ líder? Entonces, ¿por qué las urnas le han dado la victoria? Hay tema suficiente para más de una tesis doctoral, y mientras tanto ¡qué desgracia!

________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de DESOBEDIENCIA CIVIL.

Anuncios