@ellibelaresc

El concierto de Rod Stewart en el Teatro Real de Madrid se esperaba multitudinario y con la asistencia de personajes vip, pero lo que no estaba previsto era la presencia de Felipe y Letizia. Ni en la agenda oficial ni en el despliegue que habitualmente rodea los movimientos del jefe del Estado y su familia con las fuerzas de seguridad visibles y controladoras figuraba que algún cargo público acudiera al primer espectáculo que organiza la empresa Universal Music Festival todos los años por estas fechas.

Si en la edición anterior quien marcó la inauguración fue Elton John esta vez ha sido el veterano rockero de 71 años el que abrió el martes por la noche el primer espectáculo. Sir Rod Stewart, nombrado caballero por la reina Isabel II el año pasado, coincidiendo con su cumpleaños, no defraudó. Un éxito total donde Letizia y, sobre todo, Felipe disfrutaron de una noche mágica. No se sentaron en el palco real, ocupado por las luces y la mesa de sonido, sino en el primer piso, junto a otros asistentes que habían pagado su entrada. Llamó la atención cómo el rey coreaba las canciones más conocidas y aplaudía con ganas cada vez que finalizaba un tema. Ninguno de los dos se atrevió a bailar, y eso que fue el denominador común del resto de los asistentes en los palcos cercanos, aunque cuentan que a Letizia se le iban los pies y los brazos con Da ya think I´m sexi’ o Forever Young , pero que se contuvo. ¡Qué humanidad y llaneza la de esta ´pareja´ real! Todo perfecto, excepto que no pagaran entrada, a pesar de entrar por la puerta de pago y no la de los vip. Una vez más los privilegios, y eso que tienen un sueldo de escándalo que ahorran totalmente porque siempre van de gorra.

Una vez que finalizó el concierto, los reyes no subieron a la terraza donde se sirvió un pequeño cóctel. Todo el mundo pensó que se habían marchado o que estaban conversando con sus súbditos ubicados en el primer piso. Pero no. En realidad, tuvieron un encuentro con Rod Stewart en una de las salas del teatro donde también estaban presentes parte del equipo del cantante escocés y David Sánchez, dueño de la empresa de comunicación encargada de que el acto no tuviera fallos. Después de felicitar a Sir Rod, Felipe y Letizia salieron del Teatro Real con el mismo despliegue discreto con el que entraron.

Me gustó ver algunas fotos de la pareja real en el concierto, sobre todo de Letizia. Por una razón: ver sonreír a la doña. No verla con esa cara de asco que pone en todo lo que hace, porque no se hace a su manera, no le gusta o vete tú a saber. Contento, pues, de verla sonreír.

_________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de SERÍA CONVENIENTE.

Anuncios