@ellibelaresc
El PP nombra Ciudadanos Ejemplares a ultracatólicos dedicados a escraches contra clínicas abortistas. El grupo de San Vicente de Paúl, de clara ideología católica fundamentalista, acosa, increpa e insulta a las puertas de la clínica Cire de la localidad de Miguelturra (Ciudad Real) a las mujeres que deciden interrumpir su embarazo. Estos ultras se defienden diciendo que se limitan a informar a las mujeres en una última oportunidad para que no interrumpan su embarazo. No así piensan las afectadas, que reciben folletos desgarradores, manipulados y aberrantes, lo que lleva a algunas de ellas a darse media vuelta por miedo a ser señaladas o insultadas.

Que estos ignominiosos escraches, apoyados y soportados por el PP, tengan lugar todavía en nuestro país es impropio de un Estado de Derecho. ¿Qué diría el Partido Popular si un grupo de jóvenes, homenajeados por su labor social por la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, hicieran escraches contra los católicos de misa de a doce? ¿O qué haría la derecha si un colectivo de ciudadanos increparan a los penitentes que van descalzos o con una cruz a cuestas en una de las muchas procesiones de la Semana Santa española? La respuesta es fácil: la caverna mediática saldría en tromba para arremeter contra estos ´indeseables antisistema protegidos por Podemos y los ayuntamientos del cambio´. Sin embargo, si el escrache lo hace la derecha, mejor dicho, la ultraderecha, y si además ese acoso es contra la libertad constitucional de la mujer de elegir sobre su maternidad, entonces, llana y sencillamente no pasa nada. La izquierda se calla y la derecha, de recochineo, homenajea a los acosadores.

El PP no solo se siente cómodo y a gusto con esta ´gentuza´ (sus fieles votantes) sino que encima los condecora con el título honorífico de ´Ciudadanos Ejemplares´. No es broma. Y hay más. La ´condecoradora´, la alcaldesa PePera Rosa Romero, antes de perder las elecciones de mayo de 2015 cedió un piso a la Asociación San Vicente de Paúl para que los fundamentalistas llevaran a cabo ´un programa de apoyo a la mujer embarazada´. El pisito en cuestión, siempre según los acosadores de mujeres que abortan, está dirigido a atender a mujeres embarazadas y como casa de acogida (un máximo de tres mujeres) para las que no tengan recursos. Piso, siempre según estos miembros, que se oferta ´en las rondas semanales (escraches) que la asociación realiza a las clínicas abortistas´. Dura hipocresía la de este PP que no se acuerda de las denuncias que formula contra las personas que se manifiestan para protestar contra los recortes, contra los desahucios o contra la pérdida humillante de derechos fundamentales.

También en la misma comunidad de Castilla-La Mancha nos desplazamos unos kilómetros, a Albacete. El Gobierno que María Dolores de Cospedal lideraba en Castilla-La Mancha concedió en 2015 subvenciones por valor de 30.723 euros a la asociación ‘Derecho a ser madre’ que realiza escraches antiabortistas a las puertas de Iris, la única clínica autorizada para practicar interrupciones de embarazo en la provincia. Estas ayudas públicas fueron descritas por la propia Cospedal como el medio para garantizar ´una vida en la que las decisiones de las madres estén basadas en sus propios principios y valores, basadas en la libertad y en la igualdad de oportunidades´.
Este proceder de doña Dolores ha sido desvelado por los socialistas de Albacete, a quienes les llama la atención que Cospedal empleara esta línea de ayudas para financiar a una asociación que tiene entre sus actividades coaccionar y hostigar a las mujeres que deciden voluntariamente interrumpir su embarazo, al amparo de la Ley Orgánica 2/2010 de Salud sexual, reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.


La edil del PP que dirige el área de la Mujer en Albacete, y presidenta de ´Derecho a ser madre´, justifica los escraches antiabortistas afirmando que ´el aborto es una violencia inhumana no reconocida contra la mujer´. De esta manera la concejala justifica que miembros de la asociación vayan a ´rezar el rosario a la puerta de la clínica, a informar a las usuarias de otras alternativas y así impedir que se sigan matando a miles de vidas indefensas´.
En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿Y SI SE ROMPE LA CUERDA?

Anuncios