@ellibelaresc

Les entres por donde quieras encuentras en el PP corrupción y en su líder, además, mentiras. Miente en todo, y sin sonrojarse. La última que se ha inventado se refiere a los datos del Gobierno con la creación de empleo.

Una y otra vez predican, intentando transmitir convicción, los buenos resultados del Gobierno en el tema del empleo. En que España crece por encima de la media europea, que la creación de empleo es evidente y se están generando más puestos de trabajo que en toda la historia. Para alucinar. Porque es verdad que se crea empleo, pero también lo es que el que se genera convierte a España en campeón de la precariedad, la estacionalidad y el trabajador pobre: cuatro de cada diez nuevos contratos laborales suscritos en julio debidos al excelente año turístico (que el gobierno dirá que la afluencia se debe a su buen hacer, cuando la triste verdad está en el incremento de la violencia terrorista en otros países turísticos) tenían una duración igual o superior a un mes. Esta elevada temporalidad es una de las características del mercado laboral español, marcado por el sector servicios y que choca con los recortes que el actual ejecutivo ha realizado en materia de I+D+i, cuya inversión los expertos consideran fundamental de cara al éxito laboral futuro.

Los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) de julio ahondan en lo anterior al subrayar que casi la mitad de los nuevos contratos temporales obedecen a circunstancias de la producción (tienen una duración de un mes o menos y solo un 1,1 % supera los seis meses), mientras que el 37,8% son por obra y servicio (casi el 80€ de los que se firmaron en julio terminado el verano se irán a la calle), y el 8,2% por interinidad, mientras que el resto se reparte en contratos de relevo, prácticas o formación.

En definitiva, mientras Mariano Rajoy sigue escribiendo sus tuits deportivos y Fátima Báñez permanece anclada en sus oraciones a la Virgen del Rocío, cientos de miles de españoles sufren las consecuencias de un mercado laboral claramente deteriorado, estacional y precario. Y ellos a la suya: España va bien.

En la gacetilla de mañana hablaremos de NO TE FÍES DE CIERTAS MONJAS.

Anuncios