@ellibelaresc

  1. La tragedia es que estamos descubriendo ahora que Mariano Rajoy no sabe sumar, lo vimos en su discurso de investidura cuando intentó explicar en qué se gasta España el dinero de los presupuestos, pero tampoco sabe mentir. Balbucea, le baila la mirada y se le rebelan los tics. Hasta el menos espabilado le pillaría de inmediato. Y sin embargo, ahí tenemos a millones de españoles confiando su futuro en tan temblorosas manos.
  2. Son muchos los comentarios que se oyen en las tertulias de que es mejor tener un mal gobierno que seguir como estamos, y también que hay que evitar ´de cualquier forma´ unas nuevas elecciones. Ese ´cualquier forma´ suena tan estridente, tan viejo, tan paternalista, tan casi golpista, que asusta pensar qué estarán maquinando los que quieren organizarnos la vida. Qué mentiras estarán tramando para convencernos de que votar es malo. Qué fichas estarán moviendo para seguir controlando los resortes del poder.
  3. La democracia no está ´en funciones´, de modo que lo exigible a las fuerzas parlamentarias (más ‘viejas’ o más ‘nuevas’) sería una profunda discusión política e ideológica, cargada de datos y argumentos, que permita a la ciudadanía conocer las opciones reales de cambio y regeneración y las posibilidades de puntos de encuentro que favorezcan la formación de gobiernos capaces de representar a una mayoría social expresada en las urnas.
  4. Tengamos en cuenta algo muy claro: De Guindos y Rajoy no cometieron ´un error´ en el caso Soria como repite cansinamente todo el aparato mediático de propaganda, sino que se inventaron un concurso público que no existía y forzaron una decisión política irregular para colocar a su amigo y compañero de club en el Banco Mundial, con un sueldo de más de 200.000 euros anuales (libres de impuestos, como le gusta a Soria).
  5. Las redes sociales se congratulan de haber sido las canalizadoras para detener la cacicada del caso Soria. Desgraciadamente no es así. Si no faltaran días para las elecciones gallegas y vascas, y nombres del peso de Núñez Feijóo o Alfonso Alonso en el PP no le hubieran advertido a Rajoy algo así como ´¡vamos a hacer el ridículo en las ruedas de prensa y en las urnas!´, José Manuel Soria sería director ejecutivo del Banco Mundial con absoluta seguridad. ¿Acaso no mintieron también para proteger a Arias Cañete y ubicarlo como vicepresidente de la Unión Europea? ¿Qué me decís de Rita Barberá, paciente tras los visillos y blindada en el Senado mientras todo su equipo desfila por el juzgado? ¿Acaso no intentó Rajoy colocar como presidente del Congreso a su amigo Fernández Díaz, el ministro del Interior más incompetente de la historia reciente de España (¡y ya es difícil superar a algunos predecesores!)? ¿Admite alguien apuestas sobre los flamantes destinos que, en caso de continuidad de Rajoy, esperan a ilustres y contrastados mentirosos como el mismo Fernández Díaz, María Dolores de Cospedal o Luis de Guindos?
  6. En los casi cinco años que lleva gobernando el PP el deterioro de los valores democráticos ha sido de tal calibre que se puede decir con propiedad que ha instaurado un Régimen, en el sentido de que el partido ha tomado grandes espacios de poder en la Administración Pública, en la de Justicia, ha anulado el funcionamiento parlamentario de las Cámaras, ha puesto los intereses públicos al servicio de los de las grandes corporaciones privadas. Los medios de comunicación más importantes están convenientemente amaestrados. La corrupción no es algo ocasional, producto de actuaciones singulares de individuos débiles ante la tentación, sino que está en la misma esencia del Régimen. El deterioro de los derechos sociales y de las libertades tampoco es algo pasajero debido a la coyuntura desfavorable, no, también está en su esencia porque a la arraigada cultura de la derecha española que considera el país suyo en el que, por tanto, el ejercicio del poder solo a ellos de modo natural corresponde, se ha añadido la ideología neoliberal que justifica que los derechos a la educación, la atención sanitaria, las pensiones, solo puedan ser disfrutados por quienes se los puedan pagar.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ESE BASURERO DE CORRUPCIÓN QUE ES EL PP.

Anuncios