@ellibelaresc

rita-metralletaYa le dedicábamos en su momento una gacetilla a la senadora del grupo mixto doña Rita, pero es tanta la información que su actuación política nos ha brindado que por necesidad hemos pensado en dedicarle otra(s). ´El escaño es mío´, y por eso se aferra a él como una lapa protectora de sus desmanes, como un fétido monumento más de esta ´pestecracia´ española que disfrutamos. Mi propuesta es que ahora que Rita se ha atrincherado en el Senado es el momento de eliminarlo, y desinfectar después el solar.

Muy graves deben ser los cargos que se le imputan a doña Rita cuando don Mariano, su amigo del alma, la ha dejado caer. Y eso que ´Rita no es solo la mejor alcaldesa de la historia de Valencia, sino una de las grandes alcaldesas que ha tenido y tiene España; no sé si es mi obligación o no, pero me trae sin cuidado. Voy a decir lo que pienso y lo que siento. ¡Rita, eres la mejor, eres la alcaldesa que se merece Valencia!; es muy amiga mía y es una magnífica alcaldesa de Valencia; yo conozco a Rita Barberá desde hace muchos años. Yo no sé de qué se acusa a Rita Barberá´.  Mi madre me decía: si tienes que parecerte a alguien, a esa, a la política de Valencia, a Rita. Esa es la mujer que a mí me gusta´(madre de Soraya, la vicepresidenta ), y  Cospedal  presentaba la candidatura de Barberá al Ayuntamiento de Valencia como ´un icono del PP y la mejor´, por eso en estos momentos de angustia entiende que siga en su escaño mientras numerosos dirigentes del partido le piden que lo deje. Rajoy sigue callado y cuando habla se sale por peteneras: ´ Rita no es del partido y no tengo ninguna autoridad sobre ella´ (Mariano parece un padre agotado), y bajo mano saca a escena a las nuevas generaciones, a los Javier Maroto, Fernando Martínez-Maillo, Isabel Bonig  y Pablo Casado,  para que digan en nombre del PP que ellos sí creen que Rita no renuncia al escaño para conservar el aforamiento y que esa decisión no cumple los requisitos de dignidad y ejemplaridad que deben regir la política, un servicio público. ¿Tiene que ver este silencio de Rajoy  con el apoyo que Rita le prestó cuando sectores del PP discutían a Rajoy el derecho a ser el líder del partido? ¿Será el silencio de Rajoy sobre Barberá el mutis del cómplice? Rita está blindada por Rajoy para que no se rebele. Más claro, agua.

Y ya vemos que las palabras son traicioneras. Después de los piropos llega el tiempo de arrepentirse por haber sido un bocazas. Después de que el Tribunal Supremo haya aceptado investigar por blanqueo a Rita Barberá, al PP solo le ha quedado pasar de la defensa a la presión para que la exalcaldesa y ahora senadora dimitiese. ´No dimito, ni me lo planteo´, solo le ha faltado decir, como otros desvergonzados hicieron antes, que dimitir sería traicionar a sus electores. No ha llegado a tanto. Genio y figura. Pero Barberá se ha buscado una salida poco honorable de la política. Le conviene, y mucho, agarrarse al aforamiento. Se queda en el Senado porque no está dispuesta a hacer el paseíllo en un juzgado de Valencia para que sus paisanos la abucheen. Sabe que si renuncia a su sillón la juzgará la justicia ordinaria mientras que si sigue dejando caer sus regias posaderas en un sillón del Senado —virtualmente, pues apenas si se ha dejado ver un par de veces por la cámara alta—, será el Supremo quien la juzgue  en calidad de aforada. Y claro, como la señora está desesperada pero de tonta no tiene un pelo, es lógico que  quiera dilatar el plazo de trato judicial preferente que aun dispone hasta 2019. Pobre Rita Barberá, la máxima autoridad de Valencia durante 24 años.

Por mucho que Rita invoque la presunción de inocencia y se envuelva en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la ética y la estética la condenan a ingresar sin honor en la galería de juguetes rotos de la política nacional, junto a tantos otros compañeros de partido (Rato, Granados, Matas, Bárcenas, Fabra, Castedo…), incluidos los que predicaron con el ejemplo del higiénico paso atrás al ser pillados en renuncio, como ha ocurrido recientemente con el exministro Soria o la exvicepresidenta de Castilla y León, Rosa Valdeón. Rita Barberá acaba de iniciar un camino judicial donde no se la imputa por blanquear 1000 euros. Se la imputa por formar parte y ser cabeza de una organización mafiosa llamada PP.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA RELIGIÓN EN LA ESCUELA.

Anuncios