@ellibelaresc

La baronesa y bastantes barones han puesto el grito en el cielo al constatar los resultados obtenidos por el partido en las elecciones vascas y gallegas. No sé por qué se escandalizan y no quieren ver que la sangría la arrastran desde la última época de Felipe González por lo mismo que está ocurriendo en estos momentos: el PSOE es un gallinero al que es casi imposible ponerle una única voz. Son estos barones, es mi opinión, los que están socavando la credibilidad del PSOE y arrastrando a esos últimos resultados en las pasadas elecciones autonómicas y nacionales.

Independientemente de que en el partido todos quieren mandar, todos tienen voz autorizada y algunos si no se cumple lo que piensan y quieren se van borrar, hay algo que clama al cielo: si tienen un secretario general que ha sido elegido democráticamente todos, al menos de cara a la galería, tienen que estar con él. Page no puede ir por libre (así le ha ido con Podemos que harto le ha quitado su apoyo), Fernández Vara no puede ir dando lecciones de abstención, de hacer público el enfriamiento de la relación del secretario general del PSOE con la mayoría de presidentes autonómicos, de victimismo por no poder hablan con su jefe y de amenazar con irse del PSOE si Sánchez pacta con los nacionalistas, y la baronesa y su paje Madina se pasan quince pueblos pidiendo responsabilidades políticas por el cataclismo. Olvida el suyo en Andalucía. ¡Qué frágil es la memoria! También podríamos citar al gurú González (´Me siento engañado y defraudado por Pedro Sánchez, me dijo que se abstendría en segunda votación´) y reprocharle muchas infidelidades al partido y mucho gusto por las giratorias. ¿Este Felipe es el que arrasaba? Cierto que no, pegarse a los poderosos tiene sus consecuencias, y él las asume con mucha convicción.

Pedro Sánchez ha convocado para el sábado un comité federal. ¿Habrá golpe de Estado? La mayoría de los barones del partido van a intentar sacarle de la secretaría general este sábado a más tardar y los movimientos de tropas se verán el mismo lunes. Otra cosa es que lo vayan a conseguir, y que puedan hacerlo sin que el propio partido pague un coste excepcional. Si ´se cargan´ a Sánchez para después abstenerse y abrir el paso a Rajoy, ¿cómo explicárselo a los votantes que hoy mayoritariamente en las encuestas están por el no? Y si lo matan pero mantienen el no a Rajoy para ir a elecciones, ¿cuál es el argumento para hacerlo de urgencia, sin esperar a que los militantes que eligieron a Sánchez puedan volver votar?

Pedro Sánchez se muestra firme y valiente. Sabe que es mucha la militancia que le apoya y  va a dar la batalla no solo por mantenerse en el PSOE; si sale vivo, también peleará por llegar a La Moncloa buscando un acuerdo de investidura a tres con Podemos y Ciudadanos. Irónicamente, el resultado de las autonómicas vascas y gallegas le complica a Sánchez el primer objetivo –mantenerse como secretario general– pero le pone un poquito más cerca la presidencia del Gobierno (aunque esto siga siendo aún muy difícil de lograr). Uno de sus posibles apoyos, Ciudadanos, hoy tiene muchos más motivos para pactar. Su pésimo resultado en Euskadi y Galicia empuja a Albert Rivera a buscar cualquier salida que no lleve a una repetición electoral.

A Sánchez no solo le están dando los suyos, también las derechas mediáticas la han tomado con él para facilitarle el camino a Rajoy, lo diré un vez más: el señor del plasma, el de los centenares de instrucciones sumariales por corrupción, el jefe de más de un millar de investigados, el hombre de los sobres y los emails de infarto. Las siguientes perlas son las que de Sánchez opina Zarzalejos, exdirector del periódico ABC.

Sánchez lo ha perdido todo: 20/12/2015; 26/06/2016 y las autonómicas del pasado fin de semana. Así y todo el domingo por la noche, tras saberse los resultados de las autonómicas,  no presentó su renuncia al cargo. Ni siquiera hizo acto de presencia ante los medios de comunicación. No se atrevió, como hizo el 21 de diciembre del año pasado, a afirmar ufano que el socialismo ´ha hecho historia´. Sánchez no solo es peligroso porque está descoyuntando al PSOE y alimentando al populismo. También lo es porque, siendo un perdedor, no asume que lo es, ni admite que su partido requiere de un tratamiento de choque, de tal manera que adopta una posición tozuda, tosca e irracional que somete al sistema democrático a una presión que no va a poder soportar. Sánchez es, políticamente hablando, un peligro público. No debería disponer de más oportunidades para demostrarlo.

Y mientras los barones críticos cuentan votos para tumbar a Sánchez.

En la gacetilla de mañana hablaremos de NO TE RINDAS, SÁNCHEZ.

Anuncios