@ellibelaresc

¡Qué mal me cae el aristócrata socialista Felipe González! Desde Chile (vive como un Borbón) declara que Sánchez le ha defraudado y engañado porque le prometió que se abstendría en segunda votación a la investidura de Rajoy, no ha sido así y  está desconsolado. Una promesa a un expresidente del gobierno en una conversación privada debe valer más que la promesa a más de cinco millones de votantes, debe creer Felipe González.  El engaño al gurú y su queja radiofónica es la orden secreta para empezar el golpe de estado ocurrido el pasado sábado.

¡Pobre Felipe! Si quiere le vamos a recordar todas las veces, al menos las más importantes, que nos ha engañado a todos los españoles. Empecemos por la OTAN.

 En 1981 la UCD metió a España en la Alianza con solo un 18% de apoyo social  y el PSOE defendía que España debía colaborar con el equilibrio internacional no ingresando en la OTAN. Un año después el PSOE ganó las elecciones prometiendo una consulta revocatoria, que se haría en 1986 (´OTAN, de entrada no). González era abiertamente contrario a permanecer en la OTAN, pero en cuestión de cuatro años ese rechazo pasó a ser una defensa ferviente. De decir que la organización legitimaba dictaduras a decir que la OTAN reunía países democráticos. González abogó por la incorporación española bajo tres condiciones: la no incorporación a la estructura militar, la prohibición de instalar, almacenar o introducir armas nucleares y la reducción de las bases militares norteamericanas en España. Tres décadas después se han incumplido todas. González, en una postura ´muy democrática´, admitió a TVE que ´a los ciudadanos no se les debe consultar si quieren o no estar en un pacto militar, eso se debe llevar en los programas y se decide en las elecciones´.

 Los GAL y el terrorismo de Estado. Durante años los negó. Sin embargo, la justicia acabó destapando una trama terrorista donde ministros, fuerzas del Estado y políticos socialistas fueron condenados por su participación en secuestros y malversación de caudales públicos.

Antes de llegar al gobierno, en un discurso (igual que Rajoy), aseguró que España acompañaría hasta el final a los saharauis en su lucha por la independencia de Marruecos y Mauritania, dos países ´con gobiernos reaccionarios´. Hoy, Felipe González tiene una exclusiva finca en Tánger con playa privada contigua a la del rey Mohamed VI. Y los saharauis siguen igual.

Y ya no hablamos de engaños, sino de conductas. ¿Desde una ética socialista se pueden entender las relaciones particulares que Felipe González mantiene como asesor de empresarios  y  con personas acusadas de genocidio, como el presidente de Sudán del Norte?

Esta declaración se las trae: ´Nunca hemos tenido peores resultados en el País Vasco, ni a pesar de lo que hicimos… ta, pa, pá…´. La frase, que pretendía ser un tiro en la nuca de Pedro Sánchez, de eso sabe mucho Felipe, es repugnante y terrorífica si pensamos en los torturados, despellejados, asesinados y cubiertos de cal. Una depravación a la que solo le faltó la escenografía de ver a Felipe González con la mano como si apretase un gatillo cuando afirmaba ta, pa, pá…

felipegonzalezFelipe González se ha sacado de la manga en la cadena SER que Sánchez le mintió. Nadie piense que las afirmaciones de González fueron fruto del acaloramiento o la improvisación. No. Felipe González había decidido que su partido –al parecer es suyo- tenía que permitir que Rajoy gobierne al precio que sea, incluso demoliendo los cimientos y la credibilidad de un partido al que ha utilizado como ha querido hasta distanciarlo de quienes en principio fueron su razón de ser, los más desfavorecidos, los más pobres, los más necesitados, los más excluidos. Claro que eso, desde la altura que da el lujo, no se ve.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL EMÉRITO Y MANOS LIMPIAS.

Anuncios