@ellibelaresc

Publica el periódico el Mundo que el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, le comunicó  el 10 de diciembre de 2015 a López-Negrete, letrada del sindicato en el caso Nóos, que Íñigo Cotoner , marqués de Mondéjar, le hizo una oferta en nombre del monarca emérito de ´ dos millones de euros en cash, para que no haya ningún rastro, y los gastos del juicio  aparte´ para que retirara la acusación contra la Infanta Cristina en una grabación secreta de diciembre de 2015, antes del inicio del juicio oral. La respuesta de la letrada a Bernard fue ´un no rotundo. Aquí no estamos por dinero ni tú ni yo. ¡Qué sinvergüenzas y qué hijos de puta son! Nos quieren despachar con dos millones de euros ´. (Curioso: los medios afines al sistema dijeron lo mismo pero al revés: Manos Limpias exigió dos millones de euros para retirar la denuncia contra la Infanta Cristina. Mafia pura.)

El marqués de Mondéjar declina hablar. Es lo que se espera de él.

Una noticia como esta no nos puede dejar con los brazos cruzados, al menos debe llenarnos de ´mala uva´. Porque vamos a ver. Está claro que esperar decencia del ciudadano Juan Carlos es mucho esperar. Durante su ´borboneo´ se le ha permitido, hasta que sus calamidades eran tantas y tan evidentes, sobre todo cuando los españoles atravesaban una dura crisis social y económica, que no hubo más remedio que hacerle decir  con la  boquita cerrada que ´lo siento, no volverá a ocurrir´. Pero no ha sido así. Este hombre ha engañado y sigue engañando a los españoles, que le estamos dando un buen sueldo por no hacer nada y para que se dé la gran vida. Actualmente se revuelca en el lujo, en los grandes restaurantes, Arabia Saudita y emiratos, regatas, carreras de F1 y moto GP, mujeres (que me parece muy bien) y un despacho de muestra en el palacio real.

Dos cuestiones. La primera: ¿El precipicio en el que ha caído Manos Limpias tiene algo que ver con esta extorsión? No deja de resultar bastante llamativo que su caída en desgracia se produzca ejerciendo la acusación de la infanta Cristina, máxime si tenemos en cuenta que la desaparición de Manos Limpias podría suponer la exculpación de la Infanta.

Y la segunda: lo importante no es si el emérito es un infame o si la infanta es corrupta, ni tampoco si hubo ofrecimiento de dos millones de euros por retirar la denuncia o Miguel Bernad es un trastornado cuya calenturienta mente inventa relatos muy bien construidos. Lo importante, digo, es  que de acuerdo con la Constitución, esa que nos hicieron aprobar en bloque, el emérito es inviolable, y es precisamente esa inviolabilidad  jurídica  lo intolerable en una sociedad moderna, pues le convierte en una persona que puede cometer cualquier delito y/o crimen sin que se le pueda juzgar. Ya me diréis. ¡Y así vive!

En la gacetilla de mañana hablaremos de MARIANO QUIERE NUEVAS ELECCIONES.

Anuncios