@ellibelaresc

  1. Estoy plenamente convencido de que Rajoy habrá de sentarse algún día en el banquillo por su responsabilidad política en los numerosos delitos cometidos por los miembros de su Gobierno o por los altos cargos de su partido mientras ha sido presidente de todos los españoles. Algún día. De momento, nos conformaríamos con un mínimo de respeto a los ciudadanos, a quienes Mariano toma el pelo un día sí y otro también. Generalmente, no necesita ni excusas: se limita a poner cara de que pasaba por aquí y listo, mire usted. La ´falta de autoridad´ que, sin embargo, esgrime ahora para lavarse las manos sobre la permanencia de Rita Barberá en el Senado está basada en una excusa perfecta: el aforamiento de sus señorías. Nos da en los morros una hostia constitucional.
  2. Espero con ansiedad el día en que los ciudadanos de este país despierten de una vez y se enfrenten a esta banda formada por Rato, Bárcenas, Esperanza Aguirre, Camps, Rita, Rus, Ana Botella, Aznar, Álvarez Cascos, Fernández Díaz, Cospedal, Sanchís, Naseiro, Lapuerta, Álvarez del Manzano, Lasketti, Lamela, Granados, Ignacio González, y tantos y tantos actores que han pasado por allí repartiendo nuestro dinero a diestro y siniestro. La mayoría de forma legal.
  3. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, también sonreía la noche del domingo electoral mientras sentenciaba que los ciudadanos vascos y gallegos habían ´apostado por la gobernabilidad, por la seguridad y por el futuro´, es decir, contra su partido, que ha quedado el último en las urnas en Euskadi, que aunque sean transparentes no evitan que cada uno vea las cosas según el color de su bandera. Y claro, en la derecha lo ven todo azul y sin nubes. Pero aún fue más allá y dijo que lo que se había castigado voto a voto era ´el bloqueo institucional´. No se debió dar cuenta de que eso tiene ahora menos arreglo que antes, porque con los escaños que ha logrado este 25 de septiembre, el PNV ya no necesita para nada al PP (prefiere a Bildu), no tiene que cambiar cromos con él ni en ni en Vitoria ni Madrid.
  4. El democristiano Giulio Andreotti sostenía que ´en la vida hay amigos, conocidos, adversarios, enemigos y compañeros de partido´, o que, en palabras de su correligionario alemán Konrad Adenauer, ´existen tres tipos de enemigos: los enemigos a secas, los enemigos mortales y los compañeros de partido´, lo que ha ocurrido, ocurre y mucho me temo que seguirá ocurriendo en el PSOE supera con creces todo lo visto. Desborda incluso aquella célebre frase de Manuel Fraga: ´la política hace extraños compañeros de cama´.
  5. Al final, Pedro Sánchez tiró la toalla. Susana Díaz y el resto de barones críticos se han salido con la suya, pero han dejado en esta operación de acoso y derribo un PSOE totalmente dividido e inmerso en un gran descrédito tras una semana repleta de traiciones, algaradas, artimañas y comportamientos antidemocráticos que bien podrían entrar dentro del golpismo político más burdo. Un suicidio político en toda regla con el único objetivo de facilitar la investidura de Mariano Rajoy, que consumarán a dos manos el presidente de la Comisión Gestora, Javier Fernández, y Eduardo Madina, que pasado el bochorno inicial será a buen seguro el nuevo encargado de manejar al Grupo Parlamentario Socialista hasta llevarlo a la irrelevancia.

Estos dos socialistas, muy significados en el descabezamiento de Pedro Sánchez, son los elegidos en esta ocasión por Susana Díaz para prepararle la alfombra roja de cara al próximo congreso federal, cuya convocatoria se retrasará entre seis meses y un año: el tiempo suficiente para que la militancia se olvide del bochornoso espectáculo protagonizado por sus dirigentes y encaje que ya no va tener ni voz ni voto en el entierro. Pese a la derrota, Pedro Sánchez goza ahora mismo de las simpatías de la inmensa mayoría de militantes y votantes y podría, sin ningún género de dudas, presentarse a las primarias a secretario general si las convocan, que eso está por ver.

En la gacetilla de mañana hablaremos de A PROPÓSITO DE LA DIMISIÓN DE SÁNCHEZ.

Anuncios