@ellibelaresc

Durante la tarde del domingo nos fueron llegando noticias de lo que ocurría en el Sanedrín socialista. No nos ha sorprendido, tal y como hemos comentado en pasadas gacetillas, aunque sí esperábamos el ´milagro´ que no se ha dado. Normal, no existen.

Desde su columna de opinión en la Cadena Ser, Iñaki Gabilondo (ya sé que trabaja para Prisa y que puede estar contaminado) ha afirmado, y estoy muy de acuerdo pese a lo anterior,  que la disyuntiva a la que se enfrenta el PSOE es una de las llamadas ´amargas´, porque ´no tiene ( ha tenido) que votar entre dos salidas, sino entre dos frustraciones: Unas nuevas elecciones, el desastre; la abstención, una cuchillada en el corazón”.

Os invito a que veáis el vídeo:

Todo el mundo alucina por el resultado del cónclave laico de los socialistas, y los primeros los militantes que ya van pensando en abandonar las siglas porque para votar derecha, ya están el PP y su marca blanca C’s. Para votar corrupción, mejor quedarse en casa. El partido da pena, tendrá que refundarse. En estos momentos chochea de viejo y es prescindible. Es lamentable que hayan estado 10 meses sin ser capaces de salir a la luz y  dar la cara, y cuando la han dado lo han hecho fatal. Lo que queda del PSOE hay que olvidarlo, me decía un militante, e intentar construir entre todos una alternativa social y política real ante la falta de lucidez y de racionalidad. La envidia, las ambiciones personales, la ignorancia, la falta de nivel político, van a llevar al PSOE a desaparecer. Eso sí, quedarán en la historia de este partido los nombres y apellidos de los que han dinamitado y traicionado tantos y tan intensos sentimientos progresistas.

En la gacetilla de mañana hablaremos de PERMITIR LA INVESTIDURA ES CONSENTIR LA CORRUPCIÓN.

Anuncios