@ellibelaresc

Correa con el caso Gürtel más el asunto de las tarjetas black de Bankia están  tirando de la manta y poniendo en su lugar  al PP. Pero la pasividad de PSOE y C´s ante la evidencia corruptora y corrupta del PP roza la obscenidad. La investidura de Rajoy parece un hecho consentido por los partidos citados y uno no puede entender cómo es posible que no quieran ver que el PP no es un partido sino una partida de maleantes. Los dirigentes del PSOE y de C´s insultan estos días nuestra razón permitiéndole al PP y a Rajoy estar vivos de todo el mundo corrupto que se les viene encima, que encajan con aparente normalidad y encima se dan el gustazo de transmitir, eso sí veladamente, que las urnas ya les han absuelto y que en el caso de unas terceras elecciones van a ganar por goleada.

Al presidente de la Gestora socialista, Javier Fernández, le han preguntado sobre la controlada tirada de la manta de Correa y su apoyo a la investidura de Mariano Rajoy, que conviene saber que cuando ocurrieron los hechos que se juzgan el presidente (e.f.) era vicesecretario general del PP. La respuesta es asombrosa, por lo inexplicable: lo que está saliendo ya se sabía y que cree que se van a abstener. ¿Y ya está? ¿Qué miedos tiene? ¿Esta respuesta de que ya se sabía no es la misma que la del PP de que el asunto no va conmigo porque lo que ahora se juzga pasó hace mucho tiempo? ¿Seguro que se van a abstener? Puede ser que unas terceras elecciones den un mayor apoyo a las huestes de Mariano Rajoy, pero permitir su investidura, además de su perdón, supone perpetuar en España la golfería como forma generalizada de convivencia. La corrupción nos cuesta a los españoles hospitales, colegios, infraestructuras, en resumen: vidas, muchas vidas. Pueden parecer ladrones de guante blanco, pero son criminales desalmados. Y no hace falta un doctorado en derecho para saber que quien pacta con un delincuente es su cómplice.

El momento ante el que se encuentra la política española es crucial. Permitir que Mariano Rajoy continúe como presidente del Gobierno, significa aceptar que la corrupción es parte esencial de la vida pública de nuestro país. Y no valen argumentos electoralistas, como el que el propio hombre de paja de Susana Díaz utilizó la semana pasada, aduciendo que era mejor Rajoy en minoría que, con unas nuevas elecciones, en mayoría. Si con lo que los juzgados van a probar las próximas semanas sobre la corrupción generalizada del partido en el gobierno ni PSOE ni Ciudadanos se ven capaces de afrontar unas nuevas elecciones  es que han abandonado toda esperanza en la política. El PSOE era la alternativa, ahora ya no lo es, con sus últimas actuaciones se ha convertido en un apéndice de la gran mafia con el fin de salvar las migajas o los restos del naufragio.

Y lo peor de todo es que la sucesión de escándalos de corrupción es contemplada con cierta hipocresía por buena parte de la sociedad española y ha sido hábilmente manejada por Mariano Rajoy, que sabe de la amplia tolerancia de la masa social. Una pequeña parte de su electorado dejó de votar al PP hace un año pero, como decía, solo fue una pequeña porción. La corrupción estaba ya amortizada. Lo que sucedió posteriormente no les pasó factura en junio y si hubiera elecciones en diciembre (parece descartado), los juicios actuales a estas prácticas criminales no les harían perder ni un voto. Y si lo pierden, ahí está Ciudadanos, el partido de Rivera.

Por eso resulta escalofriante que ante un partido político con una causa general abierta y abundantes y entrelazados casos y procesos de corrupción, su teórico rival (?) se preste, en aras de la ´gobernabilidad del país´, a facilitar la continuidad de Rajoy. Que no disimulen. Cualquier fórmula que elijan, por muy teatral que sea la puesta en escena del último Comité Federal del PSOE, llevará a que siga de presidente del Gobierno quien acumula, como líder del PP, los mayores casos de corrupción de la historia. Es muy triste que centenares de miles de personas que sintonizan con las ideas socialistas se encuentren ante esta gran decepción.

ÚLTIMA HORA: La RAE admite ya PSOE como sinónimo del PP.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿SON NECESARIOS TANTOS POLÍTICOS?

Anuncios