@ellibelaresc

lazoAyer fue un día muy negro para el autor de este blog. Me esperaba una reacción de dignidad de las izquierdas. No fue posible. El resultado, el que sabemos. Rajoy, dirigente de un partido imputado hasta la cintura con los hilillos de plastilina de la corrupción, volverá a  gobernar por responsabilidad, por amor a España y al Ibex. Es lo que dice el Partido Popular, también lo considera así Ciudadanos y notables dirigentes socialistas como Guillermo Fernández Vara, Susana Díaz, José Bono o Felipe González.

Solo me consuelan del acto de ayer y de su resultado dos cosas: una, que es posible que Rajoy se las pase canutas en lo que va a durar esta legislatura. ¿Que se empeña en ser Presidente? Tenga pues su merecido. Y otra: que ha conseguido renovar no por méritos sino por deméritos de la izquierda irresponsable. También lo pagarán en las urnas.

De todas formas lo ocurrido, la investidura de Rajoy, ha sido, por parte de los que lo han votado, una falta  de sentido de Estado, una irresponsabilidad y un chantaje a los ciudadanos por permitir que acceda a la presidencia del Gobierno un candidato corrupto hasta las entrañas, con una sede de su propio partido reformada con dinero negro; responsable de una reforma laboral que devuelve a la clase trabajadora a tiempos de la Revolución Industrial; de una ley ´mordaza´ que recorta gravemente los derechos y libertades de los ciudadanos; de unas políticas de recortes brutales que dejan a cientos de miles de personas dependientes abandonados, mientras destinan más de 4.000 millones de euros a pagar armamento; que ha incumplido sistemáticamente el programa electoral con el que se presentó; que miente de una manera descarada, como un auténtico jeta, y muchas cosas más. Una vergüenza, y espero no termine la legislatura.

Acompaño esta gacetilla con un lazo luctuoso, y para terminar lo vamos a hacer con este maravilloso Dies irae del Requiem de Mozart, que a los desencantados nos va a servir de tranquilizante y estimulante. Me quedo con la música. La letra se la deseo a Rajoy.

La estrategia del avestruz ha resultado excelente para Rajoy, pero acabará por agotarse a medio plazo. Él, que no acude a las crisis; él, que a fuerza de ignorarlas espera a que acaben, nos ha enseñado que en ocasiones para mantener el gobierno lo mejor es no hacer nada. Paroxismo de la afasia, caricatura de la caricatura, Rajoy no ha hecho efectivamente nada para resolver la crisis. Con una concepción del tiempo que tiene algo de geológica, ha dejado pasar elecciones a la espera de que de nuevo le cayera el gobierno. Y le ha vuelto a caer.

ÚLTIMA HORA: Sánchez dimite por coherencia. Me quedo con estas palabras en su despedida: ´Algo va mal cuando se facilita la elección de alguien manchado por la sombra de la corrupción´.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA NOCHE DE LOS ESPÍRITUS VIVIENTES.

Anuncios