@ellibelaresc

Escuché a  Hernando en la segunda sesión de investidura intentando convencer de que van a ser los policías de Rajoy. Ni ellos se lo creen. En la sesión han dado la sensación de estar devaluados, rendidos ante la realidad del follón en que se han metido. Con pocas perspectivas de futuro cercano. Derrotados. Sabedores de que, al menos de momento, no van a ser oposición porque dependen demasiado de Rajoy, de que este no convoque elecciones que les harían morder sus ingratitudes y desconsideraciones con sus electores. Al PSOE no le quedaba otra opción: o Rajoy o Rajoy. O Rajoy de comida o Rajoy de cena. O permitían la investidura del presidente de los sobres o le reforzaban aún más dentro de dos meses, con una nueva repetición electoral. Un PSOE desgarrado y desquiciado ha permitido a Rajoy seguir en la Moncloa. Lamentable.

El desgobierno del grupo socialista y su desquiciamiento es tal que han permitido que Rajoy sea presidente sin negociar nada. Han firmado sin queja alguna una rendición incondicional. El PP ni siquiera ha tenido que molestarse en pactar un acuerdo como el que sí logró Ciudadanos o incluso Coalición Canaria. No es que no haya unas mínimas concesiones, un precio barato como habría sido la derogación de la LOMCE o de la ley mordaza: es que al PP le sale gratis. Y pueden dar las gracias, porque Rajoy a punto estuvo de cobrar. No me extrañaría, por otra parte, una especie de pacto oculto consistente en pasar del PP, permitirle a Rajoy que haga barrabasadas de las suyas a cambio de la promesa de no convocar elecciones que los iban a destrozar. Ya nos iremos enterando cuando en los próximos meses el PSOE vaya, inexplicablemente y en aparente contradicción con su dura oposición verbal, votando a favor de los recortes y leyes retrógradas que presente el PP. Por responsabilidad de Estado, claro está. A los grandes medios de comunicación ´progresistas´ les espera una dura tarea para ocultar tanta mentira y traición.

La cuestión que se tiene que dilucidar también es si una parte significativa de los afiliados y votantes del PSOE estará dispuesta a comulgar con esta rueda de molino elaborada por la Comisión Gestora y bendecida por el Comité Federal u optará por abandonar este partido y, en las próximas elecciones, obrar en consecuencia. ¿Quién asegura al votante del PSOE que su voto no va a servir en el futuro para volver a dar el gobierno a Rajoy? ¿Quien asegura que, si vienen mal dadas en el futuro, no se volverán a cargar al líder? Ya lo hicieron con Borrell.

Pero si profundizamos un poco tendremos que concluir que el auténtico problemón del PSOE es la degradación de la democracia en España. ¿Cómo es posible que un partido al que la mierda de la corrupción le sale por las orejas con, además, una gestión global pésima, que está sentado en el banquillo y cuya Hacienda pública ha robado a los ciudadanos más corrientes y molientes para beneficiar a los más poderosos mediante una amnistía fiscal, puede estar deseando unas nuevas elecciones? ¿Cómo? Eso sí que revela una patología social y de las gordas. El PSOE se ha dado cuenta tarde de qué clase de electores tiene el país, y si ya en las anteriores Rajoy sin hacer nada y con juicios por aquí y por allá subió 14 escaños ¿qué podría obtener ahora con la desunión de los socialistas? Rajoy, pero también la cobardía del PSOE, son solo un síntoma de la porquería de democracia que tenemos.

El PSOE, con esta maniobra abstencionista programada para darse un tiempo y evitar la sangría de votos que presumiblemente va a tener en próximas elecciones, se ha ganado a pulso su insignificancia. Insisto: ¿Cómo el PSOE se rinde ante el corrupto PP y ante las tramas criminales que envuelven como una boa al deleznable Rajoy?  ¿Les importa lo que piensen los militantes? No. Los militantes que paguen las cuotas, que para eso están. Y a los votantes, con el tiempo se les olvidará la barrabasada y ellos a seguir con sus privilegios.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL INSUFRIBLE RAJOY.

 

Anuncios