@ellibelaresc

20nSí, con él desapareció parte del problema. La otra parte la venimos sufriendo con esos coletazos que la extrema derecha, ciertos sectores del PP y cierta casta católica de vez en cuando nos azotan. Que su dios nacionalcatólico lo tenga en su gloria. Yo prefiero, por mi parte, celebrar que ya no está con nosotros y que, afortunadamente, sus coletazos, aunque están, son cada vez más erráticos. Y si me tengo que definir será con estos versos de Lluís Llach en Campanades a morts: Assassins de raons, de vides, que mai no tingueu repòs en cap dels vostres dies i que en la mort us persegueixin les nostres memòries.

´Por Francisco Franco, Primo de Rivera y los caídos por Dios y por España´. Así presenta la Fundación Francisco Franco (lamentable que el Estado la subvencione)  la recopilación de misas consentidas por la autoridad eclesiástica, con la excusa de que los templos pueden dar misa  por el alma de todos, que se celebrarán hoy, día que se cumplen 41 años de la muerte del dictador y 80 del fusilamiento del que fuera fundador de Falange Española. A los actos se suma la convocatoria que La Falange ha hecho el pasado 18  para manifestarse hasta el Valle de los Caídos.

En los actos de año pasado, celebrados en la parroquia Fermín de los Navarros de Madrid, el oficiante comenzó el sermón pidiendo por la obra que ellos hicieron y animó a aprender la lección que nos dan estas grandes figuras de la Historia. Ya me diréis si se pueden permitir estas afirmaciones. Pero sí, esta misma iglesia es la que recibía al dictador sanguinario bajo palio y bendijo fusilamientos porque la alianza que había entre ambos era muy sólida. Por eso se entiende que todavía hoy esta iglesia no haya pedido perdón por su connivencia con el crimen y la represión, por haber promovido la confrontación civil, por haber apoyado y haberse beneficiado económicamente durante décadas del régimen criminal del franquismo.  La iglesia española, si quisiera ser un poco creíble, debería colaborar con la memoria histórica, hacer autocrítica y no consentir actos de exaltación de un dictador entre sus muros. Pero no va a ser así porque esta casta le está muy agradecida a Franco, que la sacó de su ostracismo y la elevó a los altares y le permitió hacer política. ¡Y tanto que la ha hecho! Por tanto, ¿cómo no van a hacerle misas? La iglesia católica nunca dejará de homenajear a su hijo predilecto, el dictador asesino al que paseó bajo palio y que fue ´Caudillo de España por la Gracia de Dios´. La misma iglesia cómplice de todos sus crímenes y rapiña que, a día de hoy, sigue gozando de todos sus privilegios en un Estado que la Constitución proclama aconfesional. Por eso una vez más lo digo muy claro: estoy literalmente harto de financiar, a mi pesar, a una iglesia que protege, ensalza y consiente a los golpistas franquistas.

Ya he publicado en alguna otra ocasión la fotografía que encabeza la gacetilla. ¿Por qué? Sencillamente porque veo en ella la expresión máxima de fanatismo. Franco y Millán-Astray están como en éxtasis, con rostro de fanáticos irredentos, como sintiéndose autorizados por la divinidad para matar rojos. ¿Qué pasaría por sus cabezas? La foto da repelús miedoso. Y ellos, que sabían lo que iban a hacer después, también.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿QUIÉN ES MÁS ALTRUISTA?

Anuncios