@ellibelaresc

¿Transgresor, rupturista, populista, antipapa, filocomunista, ambiguo? Si hacemos un balance entre las dos iglesias: la oficial y antievangélica, y la popular y evangélica veremos que según de qué lado se mire el actual papa obtendrá calificaciones diferentes.

Un Papa que despierta las simpatías de Pablo Iglesias y Michael Moore, que encuentra inspirador el discurso del expresidente uruguayo y exguerrillero Francisco Mújica, que es adulado diariamente por intelectuales ateos, que admite ´no haber sido nunca de derechas´ y añade que ´son los comunistas los que piensan como los cristianos´. Un Papa que abre la puerta de la Iglesia a divorciados y homosexuales, que recibe en audiencia a transexuales y prostitutas, y que permite que cualquier párroco pueda absolver a quien aborta. Un ´Papa progre´, lo caricaturizan algunos en España. ´Un Papa peronista´, responden en Argentina.

¿Son todos los gestos anteriores suficientes para catalogar a un papa como ´diferente´ y transgresor? Puede.  Yo pienso que lo suyo es un ´postureo´ muy bien estudiado porque, que yo sepa, en lo que lleva de pontificado no ha introducido cambios de fondo en la doctrina católica. Pero así  y todo esas expresiones públicas y el estilo poco ortodoxo que tiene de comunicar han despertado las alarmas en los sectores más ultraconservadores de la curia vaticana y de los católicos  ´de siempre´, de toda la vida.

´Estamos en una situación en la que los obispos atacan a los obispos y los sacerdotes atacan a los sacerdotes. Bergoglio incluso pone en duda los 10 mandamientos. No podemos admitirlo porque si la moral tolera excepciones, se derrumba. La ley moral o es absoluta o no lo es, sobre todo en temas tan serios como aborto, eutanasia, etcétera. Vivimos tiempos muy confusos en la Iglesia y se va a producir una explosión en el cristianismo. En Roma el ambiente es más intenso que en España y resulta muy evidente la ebullición. Es cuestión de tiempo. No creo que debamos declararnos en desobediencia, pero si queremos evitar una guerra civil religiosa hay que corregir fraternalmente al papa´, pronostica Roberto de Mattei, expulsado de Radio Vaticana por estas y otras declaraciones.

En su defensa por el rigor, De Mattei ni siquiera cree que la cara amable de Bergoglio, tan aplaudida desde que se cantó fumata blanca, sea una estrategia inteligente para sumar fieles y devolver vitalidad religiosa a occidente. ´Vivimos en una sociedad hedonista y distraída moralmente. Los jóvenes tienen una necesidad innata de religiosidad. Las sociedades secularizadas, lo vemos en los países escandinavos, están en crisis. Para la Iglesia Católica esta es una ocasión histórica para desafiar el secularismo. Si no lo hacemos, irrumpirá el Islam y ganará a los jóvenes que buscan esa espiritualidad´, dice.

Para Francisco José Fernández de la Cigoña, autor de uno de los blogs de reflexión teológica más seguido de nuestro país, Francisco es ´un papa muy preocupante porque ha dado pistas de que parece querer cambiar la doctrina de la Iglesia en asuntos tan serios como el adulterio. No estoy en rebeldía contra el papa, pero algunas cosas me preocupan, como me preocupa Donald Trump o la guerra de Siria. Hay personas que piensan que el papa es un hereje, yo por ahora no lo pienso, pero el futuro solo lo sabe Dios. De los últimos papas el que más me ha gustado ha sido Benedicto XVI´, dice.

A la ultraderecha no clerical también le escuece mucho la actitud del papa, en ocasiones más que a la casta clerical. Os cito unas palabras del ´impresentable´ G. Losantos: ´el asombroso caradura llamado Tierno Galván (sic), decía en sus últimos años, fingiendo su conversión que: ´Dios no abandona al buen marxista´. Si no se hubiera instalado en el Vaticano un okupa teológico, Bergoglio haría de esta frase el santo y seña de su sumisión al rojerío´.

En la iglesia católica española las divisiones entre conservadores (más bien ultracatólicos) y progresistas siempre ha existido. En estos momentos, desaparecido oficialmente Rouco, aunque se sabe que maneja sin ningún escrúpulo los engranajes de la confabulación, las dos corrientes las representarían los cardenales Cañizares (Valencia)  y Carlos Osoro (Madrid). Lastimoso que ni en las cosas de Dios se pongan de acuerdo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL PP PREFIERE EL SILENCIO.

Anuncios