@ellibelaresc

  1. El año empezó regular para Rajoy, pero no podrá acabar mejor. Ya pueden ir abandonando toda esperanza quienes esperaban o confiaban en una legislatura corta y una convocatoria rápida de otras elecciones donde, esta vez sí, la gente les daría la razón. A Rajoy no le faltan los votos, le sobran. Mientras Podemos se emplea a fondo en acabar con Eduardo Inda y en una guerra fratricida; vemos a Ciudadanos entregado al papel de amante que todo lo aguanta porque mañana su amado pedirá el divorcio a su mujer; sumemos también la receptividad de un PNV decidido a rentabilizar su papel de nacionalistas buenos y, sobre todo, escandalicémonos por la complicidad de un PSOE que ha pasado del ´No es No´ al ´Vamos a hacernos una foto subiendo algo´ mientras gana tiempo para preparar el advenimiento del nuevo liderazgo. Al presidente le ha bastado con seguir el sabio consejo de: dar cera, pulir cera.
  2. Para el gobierno del PP si el paro vuelve a crecer en noviembre es por culpa del verano, que este año ha sido más largo. Si el recibo de la luz se ha disparado en un 28% en 2016 se debe también al verano y su falta de lluvia. Si sube la gasolina justo para el puente es cosa de la OPEP que ha recortado la producción y subido precios. Si crecen los impuestos se trata de cuidar la salud de los fumadores y los bebedores de refrescos. Si hay que tirar de 10 000 millones más de una hucha de las pensiones que, efectivamente, está para gastarse pero no tan rápido, algo debería hacer al respecto el Pacto de Toledo. Nada ni nadie le afectan. De seguir así, al final de esta legislatura, Rajoy no se presentará a la mundanal reelección, podrá aspirar a la divina canonización.
  3. Más culpables: del caso ébola que tuvimos, la enfermera y el perro; del desastre del Prestige, el capitán; del Yak-42, el piloto; del AVE de Santiago, el conductor; del metro de Valencia, también el conductor; del 11-M, ETA; de la crisis, los ciudadanos y de la tragedia de Ceuta, los inmigrantes; del caso Bankia, el juez, de la Gürtel, el juez, y de la muerte de Rita Barberá, los periodistas y los tuiteros; de la situación laboral, los desastres en Sanidad y en Educación, Zapatero, claro. Más claro, agua.
  4. La encuesta del CIS no deja lugar a duda alguna. Apenas un mes después de la investidura de Rajoy, para la que los poderosos tuvieron necesidad de intervenir en el PSOE, la preocupación de los ciudadanos continúa siendo la que era. Pese al acuerdo de los populares con los socialistas, bastante bien visible en el parlamento, la tensión política no desaparece dadas las numerosas incertidumbres sociales que envuelven esta convergencia. Por si fuera poco, la dimisión de Matteo Renzi tras perder el referéndum indica al inquilino de la Moncloa la conveniencia de extremar la prudencia con la agenda de reformas que le sugieren sus nuevos amigos de Ferraz. Porque al final de ellas, incluso cuando fueran únicamente parciales, siempre hay un referéndum, por voluntad propia o ajena, que puede terminar con su cabeza en el mismo cesto que la de Renzi.
  5. El macrojuicio por la Gürtel ha llegado el martes 13 a un momento decisivo: la declaración del exconcejal de Majadahonda José Luis Peñas. Es decir, la persona que con su entrega a la Policía y a la Fiscalía de horas y horas de grabaciones ocultas a la trama inició la investigación que ha acabado en este juicio. Las sesiones han ido configurando dos protagonistas principales en torno a este juicio: uno, Francisco Correa como jefe de la trama y otro, Peñas como denunciante, y ambos han tenido ya algunos roces durante el juicio y en sus aledaños mediáticos, por ejemplo en torno al coche que el primero puso a nombre del segundo, un Mini. Correa, que no quería bienes a su nombre por lo que pudiera pasar, puso su coche a nombre de Peñas hace años y es este último el que recibe las multas. Hasta el momento, Correa y Peñas son, de las que personas que han tenido que declarar en el juicio, los dos que se han mostrado más firmes ante los titubeos de otros de los procesados. Antes de entrar al juicio, Peñas ha insistido a los medios en que Mariano Rajoy es el ´responsable político´ de lo ocurrido (también Esperanza y Aznar) en la Gürtel porque sabía lo que estaba pasando y miró ´hacia otro lado´. También ha confirmado que la red se enriqueció porque estaba ´integrada´ en el PP, partido que maneja las instituciones, y así o te aumentan la edificabilidad o el número de viviendas. Tenían los tentáculos necesarios, ´entrar en el circuito de corrupción era relativamente sencillo´, ha señalado Peñas.

En la gacetilla de mañana hablaremos de FANATISMO RELIGIOSO.

Anuncios