@ellibelaresc

Son malos los fanatismos, todos, pero yo creo que el peor de todos es el religioso. Desplacémonos a hace cuatro días y repensemos qué hizo la iglesia católica con todos los ´herejes´ a los que convenía quemar para expoliarles la hacienda, o lo que en estos momentos está haciendo el IS en medio mundo y en nombre de Alá. Barbaridades.

Decíamos que el peor es el religioso. Y si no consideremos brevemente qué se supone que ha hecho un cura del Opus Dei para mayor gloria de Dios y de su secta.

El Juzgado de instrucción número 2 de Murcia investiga la muerte de un anciano del Opus Dei que, tal como le predijo un hijo suyo sacerdote de la Obra, murió el 17 de mayo de 2015 coincidiendo con el aniversario de la beatificación del fundador José María Escrivá de Balaguer. Además, se procederá a la exhumación del cadáver para verificar, a través del examen del pelo o de otras pruebas viables, si la causa de la muerte fue una sedación forzada, como apunta la hija del fallecido. Se tratará de averiguar si fue un homicidio de su hijo cura.

Josefina Hurtado es una médica murciana residente en Inglaterra. Su anciano padre, Juan Hurtado, era del Opus Dei y tenía un cáncer terminal de pulmón. El 13 de  mayo de 2015, el anciano Juan le hizo saber a su hijo A. Hurtado que su otro hermano, F. Hurtado, cura de la Obra, le había hecho saber que moriría el día 17, un día hermoso para morir porque coincidía con el aniversario de la beatificación de José Mª Escrivá, fundador del Opus. Y así fue, el anciano murió el día 17 sin asistencia médica conocida.

La hermana médica de los Hurtado no vio el asunto nada claro y en abril de 2016 interpuso una doble querella contra su hermano cura y sus presuntos colaboradores por el homicidio de su padre y denegación de auxilio por dejarlo morir en casa sin asistencia médica, y por el saqueo del patrimonio paterno, en torno a unos 700.000 euros, que F. Hurtado donó al Opus Dei.

En un principio la juez encargada del caso bloqueó la denuncia (¿presiones?), que finalmente va a seguir su trámite tras varias denuncias. Y así el Juzgado de instrucción número 2 de Murcia ha decidido aceptar el recurso que el abogado de la parte querellante había formulado contra la negativa de la anterior jueza a citar a declarar a los testigos más relacionados con los hechos. Comparecerán el médico del 112 que visitó al anciano dos días antes de la muerte y que lo examinó sin signos de muerte cercana, el médico que certificó la muerte, el oncólogo de pulmón que atendió a Juan Hurtado al comienzo de su enfermedad, y otro oncólogo que asumió luego la atención del anciano. Las declaraciones continuarán con las del hijo menor del fallecido, la médica de cabecera del anciano y las dos cuidadoras que estaban a cargo de Juan. El hijo mayor, F. Hurtado, declarará en calidad de imputado.

El caso promete, y es que hay gente que está muy pirada. Profetas que se sienten inspirados para divulgar en su beneficio los designios divinos, que son los suyos.

 En la gacetilla de mañana hablaremos de ESPERANZA, TE DIRÉ QUÉ ES UN POBRE.

Anuncios