@ellibelaresc

El titular es una de las llamadas obras de misericordia que la iglesia católica enseña a sus fieles para ser hombres de bien pero que raramente cumple. Dar posada es, según esta religión, un acto de caridad, un acto de amor al prójimo.

El jefe de la católica ha dictaminado para sus fieles que el año 2016 sea el de la misericordia, sobre todo para los que sufren persecución. Razón no le falta, visto el problemón que tenemos con todos los refugiados que huyen de la guerra y de la miseria. ¿Ante este problema qué posicionamiento ha tenido la iglesia en general y la española en particular? De pena.

En más de una ocasión el papa Francisco ha hecho un llamamiento a sus jefes espirituales para que ante el problema abrieran sus templos y dependencias parroquiales para paliar, en lo posible, la angustia de los refugiados y, a la vez, ejercer la caridad. La mayoría han mirado hacia otro lado. Esperaba saber con auténtico morbo si monseñor Rouco en su excelente apartamento, el obispo Plà, o Munilla, o el de Getafe, de Córdoba, de Granada, de Cádiz,  acogen en sus palacios y parroquias la propuesta papal de acoger a los peregrinos de guerra y hambre. No ha sido así. Sí, ya sé  que los obispados de Madrid, Barcelona, Valencia, Compostela, Oviedo y Málaga anunciaron que lo harían, pero ¿lo han hecho? ¿Cañizares acogiendo a sirios? No tengo noticias.

La propuesta del papa Francisco es que cada parroquia, comunidad religiosa, santuario y monasterio de Europa acojan a una familia de refugiados. ´Sobran, dice, las buenas palabras, no vale decir solo: valentía, paciencia, sino que hay que ofrecer a estas personas una esperanza concreta´. Es en un gesto como este cuando se tiene que ver la auténtica (¿?) dimensión humana de esta institución. El órdago al que la somete el papa Francisco será histórico, porque vamos a ver: ya no solo intervendrán en la acogida los estados con la cuota que acuerden los políticos sino que encima esta secta se va a tener que enfrentar con el Estado porque ¿quién los alimentara cuando lleguen a las parroquias? ¿La iglesia ´oficial´ poner dinero para alimentar a pobres y exiliados? ¿Lo ha hecho alguna vez?

Hagamos números solo para España. Según consta en la página web de la Conferencia Episcopal en España hay 69 diócesis y 23.060 parroquias, sin contar monasterios, santuarios y comunidades religiosas. Vamos a calcular que las familias que van a acoger constan de tres miembros cada una. Los obispados acogerían 207 familias. Las parroquias, 69 180 familias y he calculado para el resto, por falta de datos, unas 1 000 familias. Total 70 387 familias, 211 161 refugiados ¡solo! a cargo de la iglesia católica española. Sumemos las del resto de Europa y el resultado es sorprendente y esperanzador.  Problema, de momento, solucionado. Pero va a ser que no.

Por parte del gobierno de Rajoy intentarán ayudar a la católica diciendo que no puede ser, que por cuestiones  sociopolíticas que solo pueden entender Rajoy y sus ministros beatos, no se puede permitir tamaña aventura a la secta católica. Dirán, para justificarse y justificarla, que por no tener unas infraestructuras adecuadas. De acuerdo. No pasa nada. ¿Qué cuesta mantener un día a una familia? ¿25 euros, tirando por lo bajo? Pues que suelten 160 millones de euros anuales y tan campantes. Los pueden pagar, solo con que decidan engordar un poco menos.

Otro gesto que podrían poner en práctica los curas, pero también va a ser que no. Desde hace unos días circula una iniciativa a través de la plataforma Change.org que pide que se abran las iglesias a los sin techo en las noches de los meses de frío. ¿Acaso no sería lo lógico que los miles de templos católicos que todos mantenemos y financiamos  hicieran honor a la supuesta espiritualidad que desde sus púlpitos se predica? ¿Acaso no sería lo coherente que los que exponen como señuelo para llenar sus arcas el amor y la espiritualidad acogieran en sus lugares de culto a refugiados, a enfermos que pululan perdidos por las calles, a desahuciados de sus casas y de sus vidas, a los más débiles, a los que más necesitan ayuda? Eso sí sería amor al prójimo. Lo contrario, por supuesto, no sólo es indiferencia, es verdadera malignidad.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL MIEDO DEL PP.

Anuncios