@ellibelaresc

narcosEllos van a la suya. Están hasta la coronilla de mierda, pero no la ven y si hay que denunciar mierda de fuera para seguir con la costumbre de provocar a las multitudes irracionales y obcecadas, pues denuncian, aunque ellos sean o hayan sido protagonistas. El asunto es armarla, que se hable de ellos, posicionarse de cara a sus votantes ultramontanos que muchas veces ni ven ni disciernen y  regodearse en la contradicción permanente que les acompaña. El caso es el cartel del narcotraficante Escobar con que iniciamos la gacetilla de hoy.

La protesta PePera está relacionada con la plataforma Netflix y su anuncio de la serie Narcos, polémico para algunos y fastuoso para otros. Como vemos el cartel incluye la imagen de Pablo Escobar, el protagonista de la serie, junto a unas líneas que juegan a la ambigüedad con el lema: ´Oh, blanca Navidad´. Y es en esta blancura navideña donde los salvadores de conciencias ven el problema: el PP, por medio de su diputada y presidenta de la Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas, Carmen Quintanilla,  y el gobierno de Colombia por medio de su embajadora, han pedido la retirada de dicho cartel, situado como podéis apreciar en una posición privilegiada en la Puerta del Sol, junto al Tío Pepe. La razón: ´que un narco no puede anunciar la Navidad´. ¿Por qué no?, pregunto yo. ¿No la pueden anunciar todos los corruptos del PP? ¿No pueden anunciar la Navidad, y sí representar a la ciudadanía en el Congreso estando hasta la coronilla de imputación?

La diputada Carmen Quintanilla ve desdeñable que un narco anuncie la Navidad, pero parce no ver problema en que el presidente del Gobierno y presidente de su partido, Mariano Rajoy, protagonizara un mitin en el barco de una familia de narcos. Recordemos que en 2009 el PP gallego montó un acto con Rajoy a bordo del Moropa, un barco de un grupo de traficantes de los ´más importantes de España, según la Policía. El evento fue organizado poco antes del inicio de la campaña electoral de las europeas. Por aquel entonces, el jefe del clan, Daniel Baúlo Carballo, era el propietario del navío a través de una empresa mercantil (Os caneos). Mientras Rajoy estaba en dicho barco, su propietario estaba en prisión cumpliendo una condena de 17 años. Pero como también sabemos la contradicción no se queda ahí. La diputada popular tampoco se pronuncia sobre Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia y del PP autonómico, y su relación con el narcotraficante Marcial Dorado con el que fue fotografiado todo pringado de crema solar en un barco.

Estos impresentables piden a Carmena que retire el cartel (me encantaría saber cómo actuarían ellos si todavía ´la Botella´ estuviera en la alcaldía, qué as perverso y enrevesado se sacarían de la manga para no retirarlo) y la alcaldesa ha contestado con normalidad que ´el cartel de ‘Narcos’ se quedará en la Puerta del Sol porque no incumple la normativa municipal. ´El Ayuntamiento no revisa el contenido de la publicidad´, declara la portavoz municipal y además ´no tenemos competencia para actuar´. Así de clara se zanja una polémica que lo único que ha hecho ha sido hacerle una propaganda inestimable a la plataforma Netflix.

En la gacetilla de mañana hablaremos de FELIZ 1917.

Anuncios