@ellibelaresc

Hay que tener mucha cara para ir de chamán socialista, de golpista que impone sus credenciales y no deja que los que no están por la labor de defender a los plutócratas sigan dirigiendo el PSOE,  y bajo mano facturar un pastón resultado de los negocios que tiene con sus hijos. Para Felipe González no hay crisis, y sí patadas para todo aquel que pueda dificultarle los negocios. Este hombre ha perdido la dignidad y el decoro, pero dirá que ande yo caliente y…

Leo en el periódico digital El Confidencial que Felipe tiene tiempo para dos asuntos fundamentales: confabular y destrozar el PSOE y dedicarse a sus lucrativos negocios, que no van mal. La firma de intermediación de la que es accionista junto a sus hijos, Ialcon Consultoría, facturó en 2015 un total de 427.125 euros. La cifra está muy alejada de los 1,8 millones de euros que captó el dirigente socialista a través de la misma mercantil en 2014 pero, en total, desde 2010, esa sociedad acumula ingresos por valor de casi cinco millones de euros, a pesar de que el periodo coincide con los peores momentos de la crisis. A ese dinero hay que añadir los 566.000 euros que González recibió por su asiento en el Consejo de Administración de Gas Natural Fenosa. El expresidente permaneció en el cargo desde diciembre de 2010 hasta junio de 2015, con un salario anual de 126.500 euros. Dejó el cargo en pleno debate sobre las puertas giratorias de la política y la gran empresa privada.

Felipe González fundó la firma en 2002 y fue su administrador único hasta 2006. Ese año cedió la gestión a su hija María, aunque sigue siendo el propietario de la mayoría de la empresa. Según el registro mercantil, posee el 78,2% de las acciones. El 21,8% restante se lo reparten de forma equitativa María y sus otros dos hijos, Pablo y David (un 7,26% cada uno). La propia vivienda de la hija de González, situada en un exclusivo chalé de Pozuelo de Alarcón (Madrid) actúa como sede social de la compañía.

Según consta en el registro mercantil y puede leerse en su página web el objetivo social de la empresa es ´la compraventa de fincas rústicas y urbanas, la urbanización de toda clase de terrenos, la construcción y rehabilitación de edificaciones y la promoción, venta y explotación en régimen de arrendamiento de todo tipo de inmuebles´. No obstante, el mandatario Felipe González S.A. también utiliza la sociedad para cobrar más de dos millones de euros de ingresos al año por sus trabajos de intermediación, sus asesoramientos como abogado (está colegiado en Madrid con carné número 14.129), la participación en foros y conferencias y otros ingresos extraordinarios.

El socialista sabe lo que hace porque tiene contactos, y muy de merecer. Por eso, como revela El Mundo, en plena crisis dio otro pelotazo. En junio de 2011 compró por 376 euros el 10% de las participaciones de una diminuta consultora montada por su hijo Pablo, Oyauri Investment. El precio de las acciones se disparó cuando el gigante tecnológico Indra decidió entrar en el capital de Oyauri con una inversión de 1,5 millones de euros para comprar el 33% de la empresa. Automáticamente, la participación del exdirigente socialista pasó a valer 310.000 euros. Su hijo sigue al frente de la compañía pero no hay ningún dato sobre la marcha del negocio. De hecho, apenas existe información sobre la empresa. Quizá no convenga.

A esos negocios hay que añadir otras gestiones más sombrías de las que apenas ha trascendido información. Como reveló El Confidencial el pasado mayo, González habría actuado como intermediario para lograr que los gobiernos de Chad y Sudán del Sur concedieran licencias de explotación minera al empresario español de origen iraní Massoud Zandi, investigado por Hacienda por el presunto uso de paraísos fiscales y cuentas en el extranjero para ocultar su patrimonio. Tras las gestiones de González,  Zandi logró permisos para explorar y explotar una superficie en Chad rica en recursos de 130.000 kilómetros cuadrados de extensión, el tamaño de Grecia. El exsecretario general del PSOE habría recibido una importante recompensa por ese logro. Sin duda, la recesión le ha resultado especialmente fructífera.

En la gacetilla de mañana hablaremos de MISERABLE PP.

Anuncios