@ellibelaresc

Una de cada cuatro personas en España se declara no adscrita a ninguna religión, es decir, es no creyente o atea, una cifra que aumenta cada año y que ha alcanzado en 2016 al 25,8% de los españoles, cuando en 1980 sólo eran un 8,5%.

Según el informe anual de laicidad de la Fundación Ferrer y Guardia, actualmente la edad condiciona la definición hacia la opción de conciencia de las personas, ya que casi la mitad de las personas de entre 18 y 34 años afirman ser no creyentes o ateos, mientras que esta cifra es sólo del 8,3% entre las personas mayores de 65 años. Normal, por lo que me queda en el convento mejor dejarme llevar.

Catalunya, País Vasco y las Islas Baleares son las comunidades autónomas que presentan un mayor número de personas que se adscriben a opciones de conciencia no religiosas, mientras que en Murcia, Aragón, Castilla-La Mancha y Extremadura esta proporción es menor.

Según el informe de la fundación laicista, con el paso de los años la importancia que las personas encuestadas otorgan a la religión ha disminuido progresivamente. En el año 2002 la religión era valorada con un 5,34 (en una escala de 0 a 10, donde 0 es muy poco importante y 10 muy importante), una cifra que disminuyó hasta el 4,15 en 2015. A pesar de esta tendencia, el informe reconoce un ligero repunte entre 2014 y 2015.

En cuanto a la asignación tributaria a la Iglesia católica, el informe observa que durante 2012 (último año del que dispone de datos), más de 226 millones de euros fueron destinados a la Iglesia, mientras que más de 280 millones se destinaron a otros fines, con lo que la evolución entre 2007 y 2012 revela que los fondos destinados a otros fines se han incrementado produciéndose un ligero descenso de las asignaciones tributarias a la Iglesia católica, pues si en 2007 eran del 21,7 %, esta cifra descendió hasta el 19,3% en 2012.

El informe también dedica un apartado a la vinculación entre la religión y el sistema educativo, en el que destaca que en el conjunto de España y para el curso 2013-2014, un 30,7% de alumnos de primaria realizaban actividades alternativas a la religión, una cifra que se incrementaba hasta el 47 % en el caso de los estudiantes de ESO y hasta el 66,5 % en el bachillerato. En términos generales, el número de estudiantes que cursan actividades alternativas a la religión se ha incrementado en los últimos años, aunque el informe ve diferencias entre las escuelas públicas, donde el 60% de los estudiantes cursan actividades alternativas, frente al 22 % de los centros privados concertados, la mayoría religiosos.

También analiza el informe la evolución de la tipología de matrimonios y constata que se ha producido un descenso notable de los matrimonios confesionales, que han pasado de representar el 79,4% del total en 1992 al 29,1% en 2015. Por el contrario, los matrimonios civiles han pasado de ser el 20,6 % del total a representar actualmente el 70,4 %. El informe destaca que en 2016 casi 3 de cada 4 matrimonios son aconfesionales. También está en franco retroceso la ceremonia de bautizar a los hijos.

Pese a ello, el dinero recibido directamente del Estado por la jerarquía católica, sólo a través de la asignación tributaria, se ha mantenido estable. Este mecanismo, tal y como está concebido, es independiente de la evolución de la demanda de servicios religiosos.

Los acuerdos que dieron lugar al establecimiento de la vigente asignación tributaria datan de la época de José Luis Rodríguez Zapatero y exigen como única contrapartida que la Conferencia Episcopal Española informe públicamente cada año del destino de esos fondos. El órgano en el que están representados todos los obispos así lo hace, pero con bastante retraso, y prueba de ello es que el último que se dio a conocer corresponde a 2014. Sobre los ejercicios siguientes aún no se sabe nada. ¿Y por qué no se sabe nada ¿Por qué la Conferencia Episcopal no informa? Fácil: quítale el dinero y el día siguiente tendrás el informe. Pero claro, no conviene. Ni a PP ni a PSOE. Demasiados votos.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ANÉCDOTA SIMPÁTICA, PERO CON FUNDAMENTO

Anuncios