@ellibelaresc

borbon-arabiaComentábamos en una gacetilla anterior la visita del Borbón a Arabia Saudí, visita que, por cierto, ha levantado mucha polvareda y ha estado en el punto de mira de muchos por, entre otras, las formas con que en ese país de respetan los Derechos Humanos (cínica fue la declaración del ministro Dastis antes de partir hacia Arabia Saudí de que el tema de los derechos humanos sería protagonista en la estancia del monarca durante tres días en territorio saudí. Pero no se trató. Y si se hizo, debió ser de manera muy discreta porque nadie se ha enterado).

Pocas cosas ha dicho la prensa española del viaje, por eso nos llama la atención que sí se publicara, con la que foto incluimos, los honores con que el rey Salman recibió a Felipe VI, incluida la condecoración con la medalla Rey Abdulaziz. No es una distinción cualquiera. Se trata del mayor reconocimiento con el que puede ser distinguido una persona en el país. Llama en la foto la atención la sumisión con que Felipe agacha la cabeza (los monárquicos y la derecha sempiterna defienden la inclinación por el peso de la medalla y la altura de Felipe). Una imagen para la polémica que mejor no airear. Nosotros, sí.

Sorprende de los medios españoles que en lugar de comentar la inapropiada colocación de la medalla sí se ha querido airear el tema introduciendo comentarios relativos a la vestimenta de la secretaria de Estado de Comercio, María Luisa Poncela, que acudió a una de las recepciones con falda y sin la abaya, una túnica negra que las autoridades recomiendan – por usar un eufemismo- que vistan también las extranjeras que visitan el país. La secretaria de Estado ni siquiera se cubrió la cabeza con el velo, algo que sí suelen hacer la mayoría de las mujeres dirigentes que acuden en visita oficial a Riad. Valiente la mujer. Le alabo el gusto y el atrevimiento, porque con esta gente no se juega.

En la gacetilla de mañana hablaremos de TOQUE DE ATENCIÓN AL BORBÓN.

Anuncios