@ellibelaresc

En estos momentos, en este país, si tenemos que hablar de una asociación ultramontana, casposa, beligerante total en sus ideas ultra, intransigente, afín a muchos prelados del orbe católico y a destacados dirigentes del PP es: Hazte Oír, asociación considerada de utilidad pública por los últimos ministros de Interior del PP y, por lo mismo, subvencionada con nuestros dineros.

Allí donde haya que reivindicar un respeto a la vida, un matrimonio heterosexual, una iglesia al servicio de los ricos, un odio a las parejas homosexuales, un acoso a clínicas abortistas, allí encontraréis a los de Hazte Oír. ¡Y tanto que dan la nota! Son insaciables porque son portadores de verdades y valores eternos que defenderán hasta con su vida (es un decir).

El pasado 25 de enero esta asociación organizó una jornada dedicada a curar la homosexualidad impartida por  el ‘psicoterapeuta’ estadounidense Richard Cohen. La charla, ofrecida mediante videoconferencia, extendió bulos como que es viable cambiar de orientación sexual o es posible dejar atrás los sentimientos de atracción hacia las personas del mismo sexo si es que se tienen. Homofobia pura y dura a la que pudieron asistir menores de edad. Es la última iniciativa de un colectivo que, escudándose en la defensa de la familia tradicional heteroparental, ha llegado a recoger firmas para retirar campañas que normalizaban la homosexualidad (promoviendo incluso una petición titulada ´No a un Disney de gais y lesbianas para mis hijos´), o repartiendo panfletos en los colegios alertando a los escolares sobre la ´amenaza real´ de las leyes por la diversidad sexual. Estaban todos en esta jornada, si bien se echó en falta al obispo Plà, que del tema sabe un montón. ¿Sabe o vive?

Los poderes de esta poderosa e influyente secta deben ser muy grandes cuando ciertos prelados (Getafe, Toledo, San Sebastián, Madrid y el presidente de la Conferencia Episcopal, R. Blázquez) no pueden con ella y el gobierno del PP la protege y subvenciona. El Gobierno del Partido Popular la declaró el 25 de mayo de 2013 como asociación de ´utilidad pública´. Una distinción que el anterior ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, no retiró pese a que en 2014 el Juzgado de Primera Instancia número 48 de Madrid dio  por  ´acreditada´ la relación de miembros de Hazte Oír con la sociedad secreta y paramilitar El Yunque (en gacetillas anteriores nos hemos ocupado de esta secta). Juan Ignacio Zoido tampoco le ha retirado la distinción.

El Gobierno considera a esta secta de utilidad pública. Según se establece en la ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación, entre los requisitos para que una asociación logre la categoría de utilidad pública figuran la promoción  del interés general, así como la defensa de los valores constituciones, los derechos humanos, la igualdad de oportunidades o la tolerancia. Criterios que difícilmente puede cumplir una asociación que programa una conferencia para curar a los gais o lleva a cabo una recogida de firmas contra las empresas que utilizan la imagen de una pareja homosexual en anuncios publicitarios, o se muestra tremendamente agresiva con aquellos que no piensan como ellos.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LOS PÁNICOS DE FELIPE.

Anuncios