@ellibelaresc

¡Qué falso es Mariano!, pero él a suya, porque se encuentra muy cómodo en la mentira. Mariano Rajoy ha reivindicado la memoria de Rita Barberá durante la entrega a título póstumo de la medalla de oro de la municipalidad, la máxima distinción de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), de la que fue presidenta. ´Fue una luchadora, generosa, afable, cercana, amable y siempre estaba pendiente de todos […] La echamos de menos, yo la echo de menos y la echaremos de menos mucho tiempo´.

Perfectas las palabras, y también lo que sigue: que pese a echarla de menos y describirla como una persona ´buena, decente y trabajadora´, no dudó en pedirle que se fuera del partido, un gesto que convirtió a la exalcaldesa de Valencia en la exmilitante de la que se distanció todo el mundo.

Y mientras, el PP aprovechó su muerte para, de alguna manera, rehabilitarla. Unos y otros intentaron justificar la barbarie que la oposición había cometido con Rita. Ellos, el PP, no. Celia Villalobos llegó a culpar a los medios del fatal desenlace y el ministro de Justicia advirtió del peso sobre la conciencia de algunos haber dicho determinadas cosas. El PP pasó del rechazo a Barberá -hasta su buen amigo, José Manuel García Margallo, ´Margui´ para ella, se hizo el sueco-, por su implicación en la presunta financiación ilegal del PP valenciano a reivindicar su memoria. A Rajoy, el mismo que pidió a Rita que se fuera del PP, le llena de orgullo el galardón que le ha otorgado la FEMP porque era una ´extraordinaria alcaldesa´. Entre las cosas que añora ha citado su ´vitalidad, su compromiso, su solvencia, su pasión por su ciudad y sus vecinos´. También echa en falta las ´broncas´ que le pegaba, ´porque me las pegaba´, ha reconocido. Y sigue con el cinismo: ´Los que tuvimos la suerte de ser sus amigos, porque fui compañero de partido muchos años pero fui amigo, sabemos que es una de las grandes personalidades de la política desde la Transición´.

¿Qué mató a Rita Barberá? No lo que sostuvo el PP en los días aciagos de los funerales. Ahora hemos sabido que la causa de su muerte no fue la persecución y el estrés a la que, según el PP, se la sometió, ni un infarto, sino a una rampante cirrosis que aquella madrugada dijo: ¡basta! Casado, Maroto, Maíllo, Hernando, ¿y ahora qué? Ya lo sabemos: os vais por la tangente cuando las cosas se os tuercen, pedís que la dejen descansar en paz. Sois un hatajo de hipócritas.

Así y todo esta gentuza no desaprovecha ninguna oportunidad para ir a la suya. El homenaje era para Rita (ya no nos metemos con sus triquiñuelas corruptas), y también con su muerte quiso sacar tajada Mariano, porque, dijo, ´el homenaje que hoy rendimos a Rita Barberá es también para todos los concejales y para tantos a los que el terrorismo arrebató la vida´. Sigue a su bola. La mataron los demás con sus reproches e insensibilidades, a las que califica de terroristas. Mezclar víctimas de ETA y Rita Barberá es como mezclar ginebra con papilla infantil, inadecuado y desubicado. ¿No hubiera sido mejor homenaje para Rita ponerle su nombre a la sede de Génova?

El mismo día y casi hora en que Rajoy piropeaba a la difunta, en Valencia agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil registraban documentos de la fundación dedicada a la promoción turística municipal en el marco de una investigación sobre la posible financiación ilegal de la campaña más triunfal de Barberá, la de 2007. Un juzgado busca aclarar, en el entorno del caso Taula, si la empresa que llevó entonces la campaña de Barberá se quedó con dinero de fundaciones, además de canalizar hacia el PP local hasta tres millones de euros ´donados´ por diversas concesionarias municipales.

La vergüenza en que nos ha metido el PP en la Comunidad Valenciana no tiene nombre. Somos muchos los que esperamos que algún día esos interminables juicios que juzgan a los políticos corruptos toquen a su fin y sepamos las condenas. Sí, por tanto mangoneo, tanta corrupción y tanta cara dura.

En la gacetilla de mañana hablaremos de SUMA Y SIGUE.

Anuncios