@ellibelaresc

La Comisión Constitucional del Senado ha rechazado el pasado 24 de enero una moción del Grupo Parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea por la que instaba al Gobierno a eliminar el crucifijo y la Biblia de la toma de posesión del presidente y los ministros del Estado para garantizar la aconfesionalidad y la neutralidad religiosa de las instituciones. Excepto el PP, todos los grupos parlamentarios presentes (PSOE, Grupo Mixto y Esquerra Republicana) han votado a favor. El PP, por boca de su senadora Cristina  Ayala, ha insistido en la necesidad de respetar las creencias de cada persona. A su juicio, las tomas de posesión son ´actos personales´ y decidir tener delante una Biblia o un crucifijo es ´un plus´ de compromiso.

Y como a estos se les ve el plumero  la senadora, para justificar y hacer creíble su juramento católico, ha puesto como ejemplo la toma de posesión del presidente  Trump, que juró sobre dos ejemplares de la Biblia. ´En EEUU, que casualmente es el paradigma de Estado que separa Iglesia y Estado, hubo un evento religioso y Trump juró sobre dos biblias y el anterior presidente, Obama, también lo hizo. Desde 1789 todos los presidentes americanos juran encima de la Biblia porque entienden que adquieren un compromiso superior, no solo el del valor cívico sino además en sus creencias personales y eso es un plus, no significa para nada una merma, y nadie allí lo ve como algo oscuro, antiguo, retrógrado´

Le responderé a esta PePera que, en mi opinión, está muy equivocada, que cuando un político electo vota cumplir el cargo  no lo hace a título personal, sino en representación de los que lo han votado que, seguro, unos son del crucifijo y otros, por qué no, pueden ser de Alá.

Para justificar su postura y revocar las de la oposición se mete en una disquisición filosófica entre lo que es laicista y lo que es aconfesional, que según la senadora confunden los de Podemos ya que es un error ´considerar que solo en el ámbito privado deben darse las cuestiones religiosas […] Difícilmente se puede comprometer la laicidad del Estado cuando este Estado no es laico, es aconfesional. Confunden la realidad con el mundo platónico, lo que ustedes quieren con lo que realmente es´.

Desde luego, estos del PP son únicos en la tergiversación y en darle la vuelta a los temas para adecuarlos a su ideología. Me da lo mismo si confundo laico y aconfesional o al revés. Si es aconfesional quiere decir que ´pasa´ de cualquier confesión, y ella debe saber que ´no pasa´ de la religión católica, luego ya es confesional. La apoya en todo, y la subvenciona con unos millones que bien servirían para actuaciones sociales del Estado.

También el PSOE en el Senado considera que los crucifijos y la Biblia ´están de más´ en los actos de toma de posesión de presidente y ministros. Si bien ha invitado a fijarse en el hecho de que estos cargos cumplan lo que juran, más que en cómo lo prometen, con o sin símbolos religiosos (observad el tufo derechista en casi todas las declaraciones del PSOE que tengan una relación con la católica. El miedo a perder más votos es escandaloso). En una sociedad cada vez más plural debe ir eliminándose esta simbología de las ceremonias públicas e instituciones.

La opinión de El liberal escandalizado es obvia: debemos avanzar hacia una definitiva aconfesionalidad y laicidad del Estado. Solo así, entre otras cuestiones, no se verá resentida la democracia.

En la gacetilla de mañana hablaremos de VALENCIA LAICA.

Anuncios