@ellibelaresc

El Ayuntamiento de Valencia, al igual que está sucediendo en otras ciudades españolas, también se suma a instaurar la laicidad institucional en los edificios públicos y poner cerco a los símbolos y referencias religiosas en los espacios públicos municipales. Para ello  ha aprobado una moción propuesta por Valencia en Comú, y respaldada por PSPV y Compromís, que supone en la práctica retirar toda la simbología religiosa que exista en los espacios de titularidad pública, como edificios o colegios municipales. También implica que, a partir de ahora, se irán incorporando progresivamente referencias de carácter civil en el calendario oficial, en los centros públicos y en el callejero. Esto significa, por ejemplo, evitar nombres religiosos en las nuevas calles, según ha explicado, Jordi Peris, el edil que ha defendido la moción.

El alcalde, Joan Ribó, ya desde sus primeros pasos como responsable del Ayuntamiento, dio pequeños, aunque significativos pasos, para instaurar la laicidad en la política municipal. Y así instó a la retirada del crucifijo y demás imágenes religiosas del tanatorio municipal (se colocan en caso de que así se reclame por los familiares) y ordenó que la Senyera que custodia el Ayuntamiento y que sale en procesión cada 9 de octubre, día de la Comunidad Valenciana, no entrara en la catedral, contrariamente a como venía haciéndose hasta entonces. Ahora, se da un nuevo paso con la nueva moción municipal. ´No es un ataque a ninguna religión, se trata de tener espacios públicos neutrales. Defendemos la laicidad respecto a cualquier confesión desde la independencia, el respeto, la pluralidad y la concordia.  No vamos a destrozar iglesias ni quemar retablos ni impedir que se entre a iglesias, sinagogas o mezquitas. La intención es promover una neutralidad que facilite la convivencia y esta es una tarea en la que esta Corporación quiere implicarse´, dice el concejal Peris.

El texto de la moción incluye excepciones a esta retirada de símbolos religiosos. Así, no estarán afectados aquellos que sean un bien patrimonial o histórico ´contrastado´ ni aquellas celebraciones culturales y festivas que sean una tradición arraigada, como es el caso de la ofrenda de flores a la Virgen en las Fallas, la fiesta del Corpus y la Semana Santa. A mí, personalmente, no me parecen bien estas excepciones. No debe haber ninguna excepción que suponga una invasión de espacios públicos. Que celebren lo que quieran en sus templos inmatriculados.

La moción traerá cola, faltaría más, por parte del PP. Su secretario general en las Cortes Valencianas, Luis Santamaría, ya ha anunciado que pondrán en marcha ´todas las herramientas posibles para evitar que esta medida se extienda al resto de municipios (de la Comunidad Valenciana)´. Estos del PP siempre con la misma: ´No estamos de acuerdo con el ocultamiento de los símbolos religiosos […] Ustedes no pueden separar y limitar al ámbito privado las creencias´, que dudo mucho se lo puedan creer si no es por medrar en los votos. Decir que la religión no es algo exclusivo, individual, me parece muy fuerte.

Esta moción de laicidad aprobada por el Ayuntamiento también incluye  peticiones al Gobierno y al Congreso de los Diputados con el ruego de  que se modifiquen las leyes y acuerdos estatales con el Vaticano con el fin de eliminar las exenciones fiscales de los tributos municipales otorgadas a las confesiones y entidades religiosas con el IBI de los edificios religiosos en el punto de mira. En el caso IBI solo se pide quedar exento del pago a los edificios dedicados al culto o a la asistencia social, como Cáritas. Para ello primero se tendría que cambiar la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos, también conocida como la ley del mecenazgo y de las oenegés. Se recaudarían en torno a los tres millones, que vendrían muy bien para, por ejemplo, adquirir diez autobuses para la EMT, que anda muy escasa de medios. ´Al César lo que es del César´ (Mat. 22,21) y a Valencia lo que es de Valencia.

También se insta al Congreso a elaborar un protocolo para la organización de actos in memoriam de carácter civil promovidos por autoridades públicas por catástrofes, homenajes, etcétera. Por último, se aprueba la inclusión de Valencia en la Red de Municipios por un Estado Laico.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA.

Anuncios