@ellibelaresc

En la gacetilla de ayer, a propósito del carnaval de A Coruña, comentábamos la estupidez de PePeros, abogados católicos y obispos de condenar lo que ellos calificaban de irreverencia y falta a los sentimientos religiosos de los católicos por la crítica que se hacía de un supuesto Benedicto XVI, borracho. Allá ellos con sus prejuicios si son incapaces de situarse en el terreno de la fiesta.

Vistas las reacciones tan desfavorables al cartel del Carnaval de A Coruña no queremos ni imaginar qué pensarán del carnaval de Las Palmas que hoy comentamos, porque en vista de lo que decían del de A Coruña el de Las Palmas les supera en transgresión, ellos dirán en ofensa, con creces. ¿Habrán podido dormir? ¿Qué tipo de denuncias prepararán por semejante irreverencia? ¿Lograrán borrarlos del mapa y mandar a todos los participantes a un mes de Ejercicios Espirituales para blasfemos?

Drag Sethlas se ha proclamado ganador en la noche de ayer en el carnaval de Las Palmas con un número transgresor que encendió al público del certamen en su 20 aniversario y que no  dejó indiferente a nadie por sus referencias religiosas a la Virgen y a la crucifixión de Cristo.

La reacción de las más de 6000 personas que presenciaron en directo la actuación de Sethlas en el parque de Santa Catalina no dejó a nadie indiferente y ya hacía presagiar dos cosas: unos pensaban que el drag acababa de regalar al público el mejor número en dos décadas de certamen, hasta quien se preguntaba si se hubiera atrevido a lo mismo con el Islam o quien se tomaba su ‘performance’ como una suerte de contestación a la doctrina de la Iglesia católica sobre la homosexualidad.

Las reacciones no se han hecho esperar. Mientras el popular Ángel Sabroso ha hablado de ´transgresión máxima´ y de ´provocación´, sin criticar abiertamente la actuación (no sea que le quiete votos), Coaliación Canaria sí lo ha hecho: ´Falta de respeto a la religión católica y a los creyentes entre los que me incluyo´, señalaba un dirigente. El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, ha tildado de ofensa el espectáculo: ´El Carnaval es transgresión; la libertad que se derrocha, es increíble, pero nunca debe utilizarse para ofender tanto los valores de tanta gente´. Y el obispo de Canarias, Francisco Cases, declara que la jornada fue el ´día más triste´ de su estancia en Canarias ya que triunfó la frivolidad blasfema en votos y aplausos de una ´muchedumbre enardecida´ y se pregunta si todo vale y no hay límites a la libertad de expresión con manifestaciones que ofenden a muchas personas.

Ya estamos con la de siempre: ofensa a los sentimientos religiosos cuando les afecta a ellos y poner límites a la libertad de expresión cuando no les conviene lo que ocurre. Pero no piensan lo mismo cuando alguno de los suyos, Plà, Cañizares, Rouco, Munilla o Martínez Fernández, por citar a unos cuantos, pisotean esta libertad cuando vociferan desde el púlpito contra los homosexuales, la ideología de género, los que no les son afines, los refugiados o contra todo aquel que se oponga a sus designios. Un autobús de la subsecta católica Hazte Oír se pasea por las calles de Madrid con los eslóganes de que los niños tienen pene y las niñas vulva para incendiar el odio hacia los homosexuales. ¿Lo entendemos como libertad de expresión? ¿Dañan o no los sentimientos de muchísima gente? ¿Nos producen escándalo? ¿Qué piensan los obispos del tema? No nos vamos a enterar.

El recurso al islam es una frivolidad. Por supuesto que no harían este tipo de espectáculos si vivieran en territorio IS, pero esa es nuestra ventaja: que vivimos en un territorio libre para pensar y libre de mitos y dioses, y que la ofensa se da cuando uno afronta las cosas con perjuicios o con esquemas prefabricados. La cosa es más sencilla. Ves el espectáculo, te gusta o no, lo criticas, lo alabas y a dormir. No le demos más vueltas a la noria, esa que ciertos círculos y medios tan empeñados están en que ruede a su favor. Considerad las palabras del obispo: le duele que la gente se divierta y que en lugar de pasárselo bien con el espectáculo no esté en sus sacristías vistiendo santos. Lamentable.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿ES TONTA CRISTINA DE BORBÓN?

Anuncios