@ellibelaresc

La multa al ciudadano de nuestra gacetilla de hoy es esperpentismo puro y duro. Valle-Inclán se queda corto con la sentencia dictada por la sala de lo penal de los juzgados de Salamanca, en donde un hombre ha sido juzgado por hacer un gesto obsceno durante una celebración religiosa en honor de la virgen de Valdejimena, de Horcajo Medianero, Salamanca.

El irreverente ha sido condenado a pagar 180 euros de multa por injurias leves por hacer una peineta a la tal virgen durante una romería. La multa económica no es nada si consideramos que la Fiscalía le pedía al obsceno seis meses de multa o dos meses de prisión, al entender que se podía haber cometido  un delito contra los sentimientos religiosos y otro alternativo de desorden público. El injuriador se salvó de la cárcel porque especificó en el juicio que el gesto con el dedo corazón estirado no iba dirigido a la virgen sino al cura. La sentencia contempla que dada la delicada situación económica del infractor cumplirá con el pago de la multa de manera fraccionada. Pregunta: ¿por el delito de peineta la pena de 180 € es para todo el mundo la misma o se multa de acuerdo con el rango del ofensor? ¿Urdangarín, Cristina, Blesa y Rato pagarían multa, cárcel o serían absueltos?

Los hechos que se han juzgado sucedieron en  agosto del año 2015 en el municipio de Horcajo Medianero cuando el acusado irrumpió violentamente en el santuario de la virgen en plena misa y levantó su mano para a continuación, con su dedo corazón, realizar ´una peineta´ dice que al cura por discrepancias en el reparto de alimentos del que es beneficiario.

Con la peineta dirigida al cura y no a la imagen de la virgen se ha librado el ´peinetero ´de una multa superior o de la cárcel porque lo segundo se hubiera considerado en los juzgados como ofensa a los sentimientos religiosos. ¿Os dais cuenta que ocurre con este caso lo mismo que ocurría con la Inquisición? El hereje era detenido por la iglesia y torturado hasta la extenuación para arrancarle la confesión requerida por los inquisidores. El siguiente paso era entregarlo a la justicia ordinaria para que lo quemara. ¡Que pocas cosas han cambiado! Yo sí puedo ofenderles a ellos, y ellos no pueden ofenderme a mí cuando, por ejemplo, invaden mi intimidad con campanas y procesiones. Qué imprescindible es una separación Estado-Iglesia católica. Cada uno a lo suyo y la segunda, a la sacristía. Se le juzga por la peineta a un cura, ¿por qué no se castigó con 180 € la peineta de Aznar, y la de Bárcenas, que iban dirigidas a personas? La represión de la grosería debe ser social, no institucional.

Y termino remitiéndome a las Escrituras. En la Biblia se dice lo siguiente: ´No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, a los que me aborrecen, y que hago misericordia en millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos.´ (Éxodo 20,4-6) ¿Entonces, qué? ¿No va contra los designios de Jehová adorar a un madero, a una imagen disfrazada o a una virgen de albayalde? Esta secta solo recurre al texto sagrado cuando encuentra motivos para compensar sus tropelías.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LAMENTABLES DECLARACIONES DEL OBISPO DE LAS PALMAS.

Anuncios