@ellibelaresc

Estoy de acuerdo con Juan Carlos Monedero en que los poderosos no se suelen adaptar al sistema. Es el sistema el que se adapta a los poderosos. Son los dueños del dinero, de la influencia, de la fuerza, de la capacidad de cambiar el curso de las cosas. Y lo saben. La misma farola rota de una pedrada, un crimen y un acta policial para los jóvenes de los barrios pobres, es una simple gamberrada para los cachorros de los barrios altos. ¿Alguien imaginó realmente a la Cristina de Borbón entre rejas comiendo rancho carcelero? Dicen que mezclarse con los plebeyos, como hizo Urdangarín, mejora la raza. Pero para los aristócratas los plebeyos, aunque se mezclen, siguen siendo los que entran en la cárcel.

Todo lo que se le ha permitido a Cristina entra dentro de los posibles de los Borbones: padre, hija y yerno que se han enriquecido de forma  poco ortodoxa y saltándose la honestidad y la dignidad por los cuatro puntos cardinales. Aunque lo cierto es que esa virtud necesaria para todo ser humano a ellos, de sangre azul, poco les importa. Lo primero son los negocios.

Todo lo sucedido días pasados nos ha removido las entrañas y nos ha llenado de rabia y estupefacción, sin embargo debemos admitir que pese a haberles acotado el cortijo y que no se han salido de rositas, pese a la sentencia favorable, algo ha cambiado en la sociedad española: Cristina se ha sentado en el banquillo y ha sido acusada y juzgada por robar a Hacienda. ¿Que no ha recibido el mismo trato que otros a los que los jueces han exonerado? Cierto, pero las cosas ya no van a ser como antes. Para la gente, los ciudadanos normales, lo que han hecho estos miembros de la familia real es intolerable. Entre esa gente está este Liberal escandalizado, sabedor de que la sanción no es satisfactoria porque trata de manera desigual a unos y otros, pero es un avance porque en ningún país de nuestro entorno se juzga a los poderosos.

Pero la sentencia también tiene su lado negativo: ¿Quién se atreverá ahora a emitir una sentencia desfavorable contra casos similares que nos vienen a la mente y que están pendientes de sentencia definitiva? ¿Cómo justificar una sentencia desfavorable en el caso de las tarjetas Black, cuya defensa ha sido también que no sabían nada? Me parece que muchos, con causas pendientes, estarán brindando con Moet Chandon y degustando caviar Beluga.

La prensa y los medios afines quieren hacernos ver que en todo el proceso que ha afectado a Cristina de Borbón y su marido la monarquía ha estado ausente e imparcial, pero no es cierto. Ha presionado, y mucho, empezando por el emérito que siempre está de juerga pero sabe que su hija está en dificultades y se le tiene que ayudar. Por eso yo pediría que no perdamos más tiempo con esta monarquía corrupta y sin ninguna empatía con lo que horrorosamente llaman ´su pueblo´. Yo no quiero que asuman responsabilidades, no quiero que se disculpen, no quiero saber más de ellos, quiero que se vayan ya y que ni un solo euro de mis impuestos se destine a mantenerlos ni un minuto más. Salud y Republica.

En la gacetilla de mañana hablaremos de DIGNIDAD.

Anuncios