@ellibelaresc

Últimamente estamos viendo en los tribunales españoles una interpretación reaccionaria de la ley. Se puede ser durísimo con un muchacho activista, pero la blandura se adueña de las sentencias, las libertades condicionales y las fianzas cuando se trata de juzgar al cuñado de un rey o al entramado económico del PP.

En días pasados hemos pedido la criminalización de un autobús propiedad del integrismo católico que expresa sus ideas sobre la sexualidad y la educación de los niños y las niñas. Tenemos derecho a exigir al Gobierno que deje de prestar ayudas públicas a fundaciones de carácter cavernícola, pero no podemos convertir en delito la expresión pública de un credo religioso. Si amparar los derechos de las minorías es un signo de interpretación progresista de la ley, convertir en delito la libertad de opinión puede empujarnos a un vértigo contrario. Conviene delimitar muy bien lo que es la libertad de expresión, el atentado contra la inocencia infantil o la incitación al odio y la violencia… A ver si vamos a acabar todos en la cárcel.

Por otra parte ¿no tienen derecho los católicos a difundir su idea del sexo como les dé la gana? Yo creo que sí, por mucho que en ambos casos lo que expresen sea, a mi juicio, una posición socialmente miope y moralmente excluyente. ¿Que se equivocan? Están en su derecho; ¿que me molestan?, por supuesto, pero tampoco espero que todo el mundo piense como yo y acepte mis principios.

Cierto que en el mundo contemporáneo sobran las injusticias que atentan contra los valores religiosos y la convivencia colectiva; sin embargo, no provocan estos raptos de indignación y jamás se ven autobuses promocionales que denuncien la pobreza extrema, el asesinato de mujeres, la denegación de ayuda a los refugiados, la implantación de fronteras excluyentes, el sadismo de las guerras teledirigidas, el bloqueo a las investigaciones sobre pederastia y la corrupción de las élites que detentan el poder en partidos políticos supuestamente afines a los valores cristianos.

En la gacetilla de mañana hablaremos de A PROPÓSITO DEL VELO ISLÁMICO.

Anuncios