@ellibelaresc

¿Cómo se puede ser políticamente tan cínico? Hablo del presidente  de la Gestora socialista. Todos lo hemos visto por la televisión. Todos pudimos valorar el empujonazo que la plana mayor socialista, iba a decir la vieja plana mayor, brindaba a la andaluza Susana Díaz. Por todos lados se apreciaban sus intenciones. Y va y suelta, horas antes, que rechaza abiertamente que el partido que preside se convierta en una formación asamblearia permanente  al ´servicio de un líder´. De acuerdo, pues, qué han hecho ellos con el acto. ¡Ah, dirá, he dicho líder, no lideresa! Cierto, pues.

Y sigue. Por todo ello no quiere un PSOE sin ideas ni proyecto político, que sea solo una plataforma electoral para un líder que reclame autonomía, por lo que apuesta por un proyecto socialista realista, con responsabilidad y moderación ´porque, para nosotros, la política consiste en gestionar la realidad y encontrar soluciones a los problemas´, añadió, y se supone que esta realidad es Susana Díaz, la mujer capaz de fusionarse con el PP y las políticas de Rajoy para aguantar el temporal y que le sigan votando los descontentos del PP. ¡Qué vergüenza!

El jardín en que se han metido estos llamados socialistas golpistas tiene muchas hierbas y va a ser muy difícil desbrozarlo. Los golpistas cuando hablan de Sánchez ya auguran escisión si pierde las primarias, cuando son ellos las que la iniciaron. Tiemblan, tienen pánico, cuando constatan que a pesar de actos como el del domingo y toda su parafernalia de expresidentes, exsecretarios generales y barones, Sánchez es favorito a Ferraz según todas las encuestas.

Son lobos con piel de oveja. Y vamos a ver la vaina que se inventan si gana Sánchez para llevárselo por segunda vez por delante por el bien de España y la Humanidad y por la españolidad de los huevos fritos con chorizo. Los he visto en la primera fila y me ha entrado vergüenza ajena. Ellos, todos ellos, por su forma de actuar, por sus conspiraciones obsesivas, por sus puertas giratorias, por sus pasteleos con la derecha, por su pérdida de la calle o por su miopía (léase en el caso de Alfonso Guerra, que a la vejez ve comunistas hasta entre los guerristas), sí que han escindido al PSOE de la mayoría de los militantes, que quieren que su partido sea un partido de izquierdas, un partido autónomo, un partido pegado a la calle, un partido de las clases medias y trabajadoras, un partido de los jóvenes, un partido de las mujeres, un partido de los pensionistas, un partido contra las puertas giratorias, el clientelismo y la corrupción… Y no quieren que el PSOE sea un jarrillo lata de la derecha, cómplice de gobiernos levantados a golpe de comisiones; no quieren que sea carne de despachos de influencias. Y lleva camino de serlo. Mala cosa es que Susana quiera liderar la izquierda y le apoyen La Razón y ABC.

No lo dirán, porque esas cosas se piensan pero no se dicen. Pero tal vez toda esa primera fila de notables y caducos socialistas estuvieran pensando que lo de Susana era más bien una puesta en escena para agradecer la concesión del Goya a la mejor derechista del PSOE. Fue un acto de agradecimientos y flores a los asistentes notables. Algún eslogan y nada de programa. Ese es el voto que quieren para hundir más al PSOE. Y el día siguiente, el lunes, ya se ha movido la caverna que va a intentar dinamitar a Sánchez. De Patxi ni hablan. Empezando por Extremadura: Vara ya dice que Susana es la líder de la unidad y que Pedro lo único que ha hecho por el PSOE ha sido encumbrarse y dividir, y que si gana las primarias el PSOE se convertirá en irrelevante. La de cosas que se va a tener que oír Sánchez de aquí a que termine la campaña. Se van a mover. Primero algunos, luego si ven que las encuestas fallan los demás: González, Guerra, Chacón, Lambán, etc. Los votantes socialistas lo tienen mejor que nunca para deshacerse de esa caspa socialista pegada a los sillones que impide que el partido sea auténticamente socialista, obrero y español. ¡Si Pablo Iglesias Posse levantase la cabeza!

En la gacetilla de mañana hablaremos de DOCUMENTAL SOBRE LA PEDERASTIA EN LA IGLESIA CATÓLICA.

Anuncios