@ellibelaresc

Tengo que confesar, y a los hechos me remito, que la valoración que tengo del  presunto recto proceder de la Justicia en España se me está resquebrajando en los últimos tiempos. Esa metáfora, ese símbolo hermoso de la representación de la Justicia con espada y balanza en las manos y una venda en los dos ojos por aquello de que no mira a personas sino hechos– que se lo pregunten a la infanta- ya no la tengo tan clara.

¿Con qué ojos miran ciertos jueces? ¿Es que solo son objeto de persecución ciertas actitudes menores que molestan a ciertos partidos o instituciones (la católica ente ellas) y no van al meollo de la cuestión tan acuciante que es la delincuencia política que nos está arruinando? ¿El concejal de Jaén, Andrés Bódalo, está en la cárcel por ser de Podemos? ¿Por lo mismo estaría uno del PP o lo esperable sería ese recurso tan propio del PP de creer en la justicia alargando lo evidente hasta hacerlo caducar? ¿Qué decir de las aún humeantes sentencias a cantantes tipo Hassel, Strawberry, Valtonyc o la investigación penal que la Fiscalía de Gran Canaria ha abierto al ganador de la pasada gala Drag Queen del Carnaval a petición de la Asociación de Abogados Cristianos? ¿O de la imputación a un edil coruñés por ofender a la Iglesia con el cartel de Carnaval en el que se dibujaba borracho a un presunto papa? ¿O la condena a Cassandra  a un año de prisión y siete de inhabilitación absoluta por unos tuits sobre Carrero Blanco?

En estos momentos, en este país, uno de los motivos más comunes para recurrir a la Justicia es la capacidad para sentirse ofendidos, sobre todo por cuestiones de religión. Coged cualquier declaración de los portavoces del PP corte Rafael Hernando (´los familiares de las víctimas del franquismo se acuerdan de desenterrar a su padre solo cuando hay subvenciones´/´A mí me gusta que los muertos descansen en paz y esto de estar todo los días con los muertos para arriba y para abajo supongo que será el entretenimiento de algunos´) o Pablo Casado (´¡Si es que en pleno siglo XXI no puede estar de moda ser de izquierdas, pero si son unos carcas! Están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no sé quién, con la memoria histórica´) sobre fusilados y fosas aún sin dignificar. Claro, como los rojos somos alimañas y no personas no tenemos sentimientos. Por eso no nos podemos ofender ni ningún fiscal se ve compelido a actuar de oficio. Y como sigamos hablando nos recuerdan que ganaron una guerra. No hay nada más moderno que el ideal de Cruzada.

En España, estado teóricamente aconfesional, solo tienen derecho a sentirse ofendidos la Corona y sus satélites, la Banca, la prensa y los fieles a la jerarquía católica. Porque una burla carnavalesca merece la crucifixión del osado, ya que los obispos carpetovetónicos son la vanguardia del respeto. Y cuando nos mosqueamos con ellos es porque debido a nuestra ignorancia y falta de cintura no comprendemos el sarcasmo de expresiones como ´La Unesco tiene programado hacer homosexual a media población´ (obispo de Córdoba),´Puede haber menores que sí lo consientan[ abuso sexual] y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas te provocan ´(obispo de Tenerife), ´Debería llamarse, no el Tren de la Libertad, sino el tren de la muerte, del holocausto más infame´ (obispo de Alcalá, sobre manifestaciones contra la retrógrada ley Gallardón sobre el aborto).

Al igual que cuando Jiménez Losantos decía ´Veo a Errejón, a la Bescansa, veo a la Rita Maestre y me sale el monte, no el agro, el monte, si llevo la lupara disparo´. Debe ser que la Mafia regala siempre el mismo armamento. O cuando los troles del nacionalismo de pulserita inundan las redes de amenazas. Cuando lleguen al millón está prevista la primera investigación. Y así hasta el infinito, porque para franquistas, neofranquistas, cruzados de la causa, ultramontanos, sectas de toda clase, núcleo duro del PP… España es el paraíso de la libertad de expresión. Pueden decir la burrada máxima que no pasa nada. Pero ojo, solo ellos que si no sería libertinaje o apología de cualquier terrorismo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de COMENTARIOS BREVES SOBRE LA CATÓLICA.

Anuncios