@ellibelaresc

Qué excelente artículo de Javier Gallego, Carrero Blanco que estás en los cielos, en el periódico digital El Diario.

La Audiencia Nacional ha ascendido a Carrero Blanco a los cielos más aún que la bomba de ETA y ha tirado a la Justicia española a una cuneta con el resto de las víctimas del franquismo. Eso han hecho tres jueces de la Audiencia, Juan Francisco Martel, Carmen González y Teresa Palacios, que han condenado a la tuitera Cassandra Vera a un año de cárcel por sus chistes sobre el presidente del gobierno franquista al que consideran víctima del terrorismo. Niego la mayor. Carrero no es víctima del terrorismo, es verdugo de un régimen terrorista, que es justo lo contrario.

Todo está al revés en esta insostenible, incongruente y grotesca sentencia propia de un sistema totalitario, no de una democracia. Se juzga en serio el humor, la libertad de expresión se castiga con cárcel y se llama terrorismo a la sátira, terrorista a quien bromea y víctima a la mano derecha de un dictador. Es un insulto a las verdaderas víctimas, las del franquismo, y a sus familias, que no han podido ver cómo se juzga a sus torturadores y asesinos, pero tienen que leer que uno de los máximos responsables del régimen merece “respeto y consideración”. Él no lo merece porque no es víctima y por tanto tampoco lo son sus familiares. Respeto y consideración merecen los muertos en las cunetas, no el régimen que los enterró allí.

Argumentan los magistrados que las víctimas del terrorismo lo son siempre con “independencia del momento en el que se perpetró el sangriento atentado”. Mentira. Es una aberración separar los hechos del contexto, un juez lo sabe tanto como un historiador. Los atentados contra el nazismo en la Segunda Guerra Mundial no son terrorismo, son actos de heroica resistencia, lo mismo que el asesinato de Carrero Blanco fue un acto de sabotaje a una dictadura genocida. ETA se convierte en terrorista después. Entonces, el terror lo perpetraba el Estado franquista. Estos jueces no condenan sólo a una inocente sino que reescriben la Historia para indultar al fascismo.

Pero no sólo la Historia y la moral dicen que el atentado de Carrero no fue terrorismo, lo dice la Ley de Amnistía de 1977 que exoneró a sus responsables, como eximió de culpas al franquismo. Ahí nace la gran paradoja que convierte este proceso en kafkiano. Se llama terrorismo a lo que la legalidad española no reconoce como tal y se condena a una persona por bromear sobre una dictadura que no puede ser condenada pese a sus crímenes. Es una broma de muy mal gusto que la criminal termine siendo una ciudadana y no el criminal al que se refiere. Estos jueces castigan con pena de prisión a una tuitera, en un país en el que Billy el Niño está libre.

La sentencia no es sólo un peligroso retroceso en las libertades, es un retroceso temporal hasta el franquismo. Hay jueces, políticos y policías que atufan a pasado y quieren devolvernos al Estado policial. En los últimos meses, estamos viendo cómo se persigue como terrorista a quien ejerce la crítica o la sátira. Uno de cada tres casos de terrorismo que se juzgan hoy en España, son casos de libertad de expresión. Ahora que ETA no mata, matemos al mensajero, hagamos que la gente sienta miedo de nosotros. Esta sentencia da miedo, sí, porque es una advertencia para que nos estemos callados y seamos sumisos.

Dicen los magistrados que la tuitera es culpable de “desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta” a las víctimas. Pero son ellos los que desprecian la verdad, deshonran su profesión y generan descrédito hacia la Justicia con una sentencia que es una burla a la inteligencia y una afrenta a la libertad. Carrero no es la víctima, la víctima es Cassandra, a la que esta sentencia -si el Supremo no lo remedia- le destroza la vida, la inhabilita para ser profesora como quería y le va a hacer perder la beca con la que estudia. La víctima es el Estado de derecho, las víctimas somos nosotros.

La sentencia es una auténtica locura, una aberración, y también, cómo no, una pena. A este país –y no es que antes fuera ninguna maravilla– ya no lo reconoce ni la madre que lo parió. Una persona juzgada por un chiste, y que la condena a un año de cárcel, que aunque previsiblemente no cumplirá por no tener antecedentes acabe jodiendo su vida. Ya no se puede ir más allá. Si acaso que nos juzguen y condenen por nuestro pensamiento, porque por nuestras ideas ya lo hacen. Esos tuits incitan al odio ¿qué odio? y ponen ´en grave peligro nuestra convivencia política y paz social´ porque enaltecen el terrorismo y suponen ´desprecio, deshonra, descrédito, burla y afrenta´ a las víctimas del terrorismo. ¿Seguro, Señorías del Supremo? ´Me asusta una sociedad en la que la libertad de expresión, por lamentable que sea, pueda acarrear penas de prisión´, le escribía la nieta de Carrero a Cassandra.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿ES LA SULTANA EL MAL MENOR?

Anuncios