@ellibelaresc

¿De verdad creen los santones socialistas que la andaluza Susana, conservadora, catequista católica y sentimental es la solución? ¿De verdad creen que con ella se recuperará el pasado esplendor? ¿Estos supuestos magos socialistas no se han enterado todavía del inmenso malestar que han provocado en la sociedad, de su desencanto, de su agresividad  ya palpable fruto de la impotencia en que nos han colocado de lleno ciertos políticos y ciertas políticas? ¿De verdad cree Susana que se puede recuperar la ilusión, la fe y  la confianza de los socialistas de a pie con esa fila 0 que exhibió en su presentación? ¡Qué bonita la foto de la costurera flanqueada de los cardenales socialistas. Solo faltan Rouco, Cañizares (vestido de gala), Munilla y Plà. Rodeada de los  millonarios Bono y  González, del único reformador de nuestra Constitución, Zapatero, del gran enredador Rubalcaba y del experto en Mahler y Machado, Alfonso Guerra. Susana Díaz de Andalucía y España. De siempre. Eterna. Del futuro. De los visigodos.

¿Susana es la solución y la salvación? Todo el aparato socialista se movilizó el día de su presentación oficial y vistos los resultados del evento cuesta creer y entender dónde se encuentra el carisma de la andaluza. Ni por su gestión, ni por los votos menguantes, ni por la enjundia de su discurso. Algunos elogios a su persona, como los de su colega aragonés Javier Lambán, le hacen un flaco favor.

¿Estará la vieja guardia socialista con Susana porque ella encarna el mal menor, la imagen que la derecha tiene de lo que debe ser el socialismo del siglo XXI? Susana Díaz y sus seguidores creen que todavía se puede decir, sin rubor, que  ´respetar la democracia´ es hacer posible el gobierno del partido más corrupto de la democracia. ¿Me está diciendo que Susana y los suyos se abstendrán de nuevo ante el PP si no gana las generales? ¿Es eso? ¿Ya admiten que van a dejar hacer al PP cuatro años más? ¿Quieren hacer creer que la expulsión y linchamiento del secretario general elegido en primarias, Pedro Sánchez, no fue porque se oponía a sus planes? ¿O que se puede seguir confundiendo el bien de la sociedad con el beneficio propio?  ´Quiero el voto – dice en su arenga- del que no tenga odio, del que no tenga rencor, para volver a ser lo que fuimos. Juntos.´  La presunta lideresa parece no darse cuenta de que para que haya quienes tengan odio o rencor, alguien tuvo que ocasionar daño y producir dolor.

Cuando Felipe González cogió las riendas de la Transición, Alfonso Guerra auguró que, con ellos, a España no la reconocería ni la madre que la parió. ¡Y bien que sabía lo que decía! Hoy, los españoles socialistas de verdad no reconocen al PSOE ni como padre putativo. Un partido huérfano en busca de adopción; huérfano de principios y de estrategia. Dejaron el marxismo olvidado en alguna mariscada, y hasta la fecha solo sabemos que son socios del PP por eso de respetar la democracia. Un partido que no quiere refundarse y reconocer que el PSOE del 78 está ideológicamente agotado.

La debacle del PSOE es un hecho, y Susana Díaz  es una fiel exponente de esta ruina. El partido que ha aupado a la presidenta de la Junta de Andalucía como salvadora es el que realizó la dolorosa reconversión industrial. El que propició la entrada del capital privado a la sanidad pública y aprobó la regla de oro del artículo 135 de la constitución. El que promulgó una reforma laboral que recortó drásticamente los derechos de los trabajadores. Fue Felipe González el que realizó una ambiciosa privatización de las empresas públicas, en sus propias palabras más  que la de Margaret Thatcher. Hechos históricos que son el legado negativo del PSOE que enarbola orgullosa la dirigente andaluza. Susana Díaz es la elección del sistema para mantener sus privilegios. No dejarán que caiga porque eso supondría la destrucción de uno de los pilares de la cultura de la transición. Si gana Díaz  se consolidará la decadencia ya que no es fácil encontrar grandes diferencias entre lo que hace cuando gobierna desde Sevilla y lo que hace el PP desde La Moncloa.

En la gacetilla de mañana hablaremos de DISTINTAS VARAS DE MEDIR.

Anuncios