@ellibelaresc

Un juez admite la denuncia contra un turista japonés por decir que la Catedral de Burgos es ´de madre puta´. El desgraciado quiso decir que era ´de puta madre´, según su abogado.

Los sentimientos religiosos podrían haber sido ofendidos de nuevo en España según la denuncia presentada por la Asociación de Viudas de Lugo, el mismo organismo vivo que ya interpuso otra acusación, hace tan solo unos días, contra el concejal de Cultura del Ayuntamiento de La Coruña, José Manuel Sande,  por ese cartel de carnavales que dibujaba ebrio a un supuesto papa de la iglesia católica. Su presidenta declaró que le había ´perdonado´ por los hechos que motivaron la denuncia, aunque decidió no retirarla al estimar que su actuación merece un ´escarmiento´, una petición de disculpas y que es necesario que ´no se vuelva a repetir´. Reconocer la culpa. ¿Cuál? ¿La de reír? ¿La de mofarnos de lo sagrado y lo uniformado? ¿La de presentarse a las elecciones? ¿La de ganarlas?

En este caso el ferviente colectivo de guardianas católicas lucenses se ha movilizado contra un ciudadano japonés que se hallaba visitando la Catedral de Burgos y que quiso manifestar su opinión hacia el monumento con una expresión tan ´ofensiva, terrorista y erótica´ que no solo escandalizó a un ramillete de viudas asociadas que pasaba en ese instante junto al nipón sino que la onda expansiva del epíteto llegó incluso a aflojarles la ropa interior. ´Se nos cayeron las bragas a todas al mismo tiempo´, ha puntualizado la misma presidenta de la Asociación para explicar la profunda amargura que les sobrevino al oír que el monumento cuya visita recauda a la Iglesia más de dos millones de euros anuales libres de impuestos podía haber sido levantado por una meretriz sin conocimientos de arquitectura.

La Conferencia Episcopal Española también ha pedido que se aplique todo el rigor de la Justicia si finalmente se demuestra que el turista denunciado quiso decir que la Catedral de Burgos fue construida por una puta y no por la inmaculada fe de la cristiandad.

Por su parte, el abogado del turista denunciado ha asegurado que su cliente solo pretendía alabar la extraordinaria belleza de la catedral y ha transmitido un nuevo elogio del ciudadano japonés hacia el monumento. ´Me caga encima cuando yo veo a ella´, ha dicho. Un grupo de mujeres integrantes de la Adoración Nocturna del Santo Cáliz ya ha declarado que denunciará al mismo ciudadano por este segundo piropo.

¿Quiénes son estas viudas? Son gente bien y de bien. Señoras que disfrutan del confort propio de una viudez acomodada en una tranquila ciudad de provincias. Gente bien: viven bien sin precisar pensiones y prestaciones sociales. Y son gente de bien: son serias, no viudas alegres. Bien es cierto que muestran cierto afán de protagonismo. Pero jamás en el papel carnavalesco de la viuda picarona y ´picantona´. Las personas que se disfrazan en carnaval deben evitar hacerlo ´de cura, de monja, de guardia civil, de policía y de militar´, han añadido.

Y sí, denuncian, pero perdonan por adelantado, porque ya lo dice el papa Francisco : ´Cristo lo perdona todo´, y ellas no van a ser menos. Están a su altura; en todo caso, muy por encima de nosotros. Son de las de arriba, en lo social y moral, como corresponde a quien se siente superior, en clase y virtud. Conceden un perdón que nadie les ha pedido. Una dádiva que les sobra. Van así de sobradas. Al insulto y al ultraje, responden poniendo la otra mejilla. Así de dura tienen la cara. ¿O la máscara?

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA ESPAÑA QUE NOS ESTÁ DEJANDO EL PP.

Anuncios