@ellibelaresc

¡Qué hombre! Hacía tiempo que el monseñor ultraconservador Reig Plà no se prodigaba en barbaridades como las que hoy nos traen a colación. ¡Cómo es posible que se pueda creer y escuchar a tal individuo! ¿Tal es la ceguera de los fieles católicos? En su última pastoral (sí, para borregos) vuelve a la carga y cita como grandes males que destruyen al hombre actual, ateo y sin principios, ´la injusticia social (con la síntesis del marxismo y el liberalismo), la ecología idolátrica y fragmentada, la anticoncepción, la esterilización, el aborto, ‘ el amor romántico’, el divorcio, ‘el amor libre’, las técnicas de reproducción asistida, ‘la pornificación’ de las relaciones personales y de la cultura, la sexualidad sin verdad, la usurpación deliberada de la filiación natural de los niños, la manipulación arbitraria de la anatomía, de la fisiología y de la identidad personal, la eutanasia y el suicidio asistido, ‘el poliamor’, la realidad virtual sustitutiva, la manipulación y mejoramiento genético de embriones, la bio-neuro-ingeniería posthumanista, etc. son solo una parte de los escalones, programados, científica y sistemáticamente, en orden a la deconstrucción de la ‘identidad-misión’, querida por Dios para el ser humano´.

Para describir este panorama apocalíptico, Reig Pla utiliza ´la imagen del Papa Francisco, que ha comparado a la Iglesia con un hospital de campaña´. Pero no en el sentido de acogida, tal y como lo ha explicado en infinidad de ocasiones Bergoglio, sino apuntando a su interés y discurso, a que ´los pacientes que hoy encontramos no son casos aislados sin conexión entre sí, sino personas que sufren una gran epidemia, el emotivismo contemporáneo, que identifica el amor con un sentimiento, y hace al hombre incapaz de edificar en el tiempo relaciones duraderas que le ´plenifiquen´.

Este bocazas (que, por cierto, nos sorprende por la riqueza de su vocabulario neologista) tiene la desfachatez de afirmar que lo anterior es producto del ´proceso de la deconstrucción cultural al que estamos sometidos, donde los cristianos sufrimos a minorías dominantes que pretenden imponer su visión´.

¡Qué cara! Lo interpreta todo al revés. ¿Quiénes son las minorías? ¿No son ellos, los obispos, desvinculados del llamado pueblo de dios y poderosos en sus influencias en las altas magistraturas del Estado?  Minorías que imponen sus principios en nombre de un dios en el que no creen y de un mensaje, el Evangelio, que les supera. Que diga ´sufrimos a minorías dominantes que pretenden imponer su visión´ alguien que representa a una minoría realmente dominante que ha asesinado públicamente en la hoguera a quien se opusiera a sus intereses es de psiquiátrico.

Y por supuesto que lo lamentable es que ellos son la minoría, esa a quien le permitimos y pagamos áticos de lujo, los de ´no robarás´ sin rendir cuentas de en qué gastan su fortuna donada obligatoriamente por todos; los de ´no matarás´ alabando y llevando bajo palio a un dictador sanguinario; los de ´no cometerás actos impuros´ violando a niños y niñas, encubriéndose y llenándose la boca con ladridos de otro siglo.

¿La pornificación? Este hombre se supera a sí mismo. ¿Y la obsesión que tiene por el sexo? No hay nada más que ver la cara de libidinoso que tiene para notar que tiene una mente muy, muy sucia.

En la gacetilla de mañana hablaremos de RAJOY Y LA JUSTICIA.

Anuncios