@ellibelaresc

Aunque las posibilidades de éxito son nulas a mí me parece estupendo que se le monte una moción de censura al impresentable, ocultador y beneficiado o no de la corrupción y mentiroso Mariano Rajoy. Es lo lógico, es lo decente y es lo previsible en una situación política y social como la que vivimos. Este Gobierno/mafia no se puede sostener ni un segundo más, excepto que esa mafia no sea patrimonio exclusivo de un partido y que se extienda a los partidos que están sirviéndole de apoyo y sostén. Y va a ser así, no me cabe ninguna duda de que tanto Ciudadanos como el PSOE van a oponerse a esta acción parlamentaria, a pesar de la que está cayendo. Una cosa es hacer teatrillo crítico de cara a la galería y otra muy distinta tomar alguna decisión vinculante. Pero la iniciativa de Podemos es muy positiva, al menos en lo que respecta a seguir desenmascarando a tanto títere.

Mucha es la prensa que opina de la conveniencia o no de la decisión de Podemos. Que si es teatro, que si son ganas de figurar y montar un nuevo guirigay, que se trata de una charlotada, una irresponsabilidad, una trampa; que la decisión, de llevarse a cabo, beneficiará a Rajoy y que es una maniobra para desgastar al PSOE; que les faltan apoyos, que no los han negociado. Que cada uno piense lo que quiera. Todos los peros anteriores olvidan un trámite fundamental en toda moción de censura: que el principal propósito no es ganarla, obligar a Rajoy a hacer las maletas, sino acreditar que si no las hace es porque la llamada oposición útil y la otra no están interesadas en el desahucio. Estratégicamente, la acción es impecable ya que sitúa a los de Pablo Iglesias como la única opción posible para salir del lodazal de corrupción en el que chapoteamos cada mañana ya desde el desayuno.

La necesidad urgente de la moción de censura a Rajoy y su banda no permite más retrasos: este PP ha convertido España en una pestilente cloaca de corrupción por lo que hay que arremangarse para limpiar esa porquería que lo cubre todo. La estabilidad del país no depende de la continuidad de un Ejecutivo bajo permanente sospecha sino de la certeza de que los servidores públicos no son colaboradores de unos bajos fondos que parecen haberse infiltrado hasta el tuétano de todas las instituciones.

Y a su vez toda la parafernalia de la moción también servirá para  resaltar las contradicciones de una clase política que cree que seguimos en el tiempo de las grandes declaraciones de condena y que no se atreve a abrir las ventanas y arremangarse para limpiar esa porquería que lo cubre todo. ¿Dónde está el discurso de regeneración de C´s? El PSOE también está horrorizado con este movimiento porque le resulta imposible borrar el estigma de haber consentido con su abstención la continuidad de quienes son responsables del desvalijamiento y porque a sus espaldas están los ERE. Unidos Podemos acierta con la decisión. La sociedad española necesita escuchar un grito contra el volquete de estiércol en que se ha convertido el Partido Popular.

Con la que está cayendo no se entiende que las muy legítimas diferencias, tácticas o estrategias, de la oposición  les impidan sumarse a una iniciativa contra el Gobierno que promueve, ampara y tapa su propia corrupción. Hoy lo prioritario, socialmente hablando, es presentar una enmienda a la totalidad del Gobierno de Rajoy inmerso en el estercolero del PP. Que los intereses de la Gran Coalición estén situados por encima de los intereses de todos los ciudadanos se comprende, únicamente, por su negativa a reconocer que se equivocaron cuando invistieron a Rajoy presidente de Gobierno.

La moción de censura es muy necesaria porque pese a todo, corruptos, cómplices y equidistantes van a tener que retratarse en un debate que, nadie lo duda, precederá a nuevos escándalos y a la próxima declaración judicial del presidente Rajoy, en la que se verá obligado a decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad a las preguntas de la acusación, so riesgo de verse imputado.

Termino con un lamento: es una pena que no pueda progresar la moción. La oposición debería tener en cuenta que cualquier cosa es mejor que mantener a una organización criminal dirigiendo el país. Por mucho que se empeñen, la moción propuesta por Podemos no parece nada exagerado: cosa diferente es que al PP no le guste, al PSOE le venga fatal o a C’s le obligue a tomar una posición más radical frente a Rajoy y sus ministros. Enhorabuena en cualquier caso a los responsables de la decisión.

¿No es una vergüenza este titular de ayer?: PP, PSOE y Ciudadanos impiden que Rajoy sea citado a un pleno monográfico sobre la operación Lezo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL TRAIDOR FELIPE GONZÁLEZ.

Anuncios