@ellibelaresc

Uno se pregunta cómo ha sido posible que un partido político con la tradición del PSOE tenga en estos momentos tan nulo tirón político en este país y cómo a partir de la Transición se ha ido devaluando, de ideas, de proyectos y de líderes. Si el PSOE quiere tener un futuro consolidado debe saber que tiene que girar hacia políticas socialdemócratas y, junto a esto, recuperar la credibilidad de la palabra dada, es decir, coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Esa coherencia y esa credibilidad son las que han perdido los socialistas desde la Transición, desde que el golpista González se hizo con el mando del partido. En su momento justificaron el cambio de las líneas del partido en pro de la modernización para justificar el abandono del marxismo como método de análisis dialéctico. Pero su trayectoria diaria ha sido un rosario de contradicciones y deslealtades para con sus votantes y simpatizantes. Cuando estando en la oposición se planteó el tema de la entrada del país a la OTAN, su postura fue siempre la del no. Nada más coger el poder cambiaron el no por el sí. Como ha ocurrido ahora con la defenestración de Pedro Sánchez. La primera gran decepción y traición a sus votantes.

Un nuevo paso lo da dejando de lado los principios de la socialdemocracia para transformarse en un partido del sistema, con la aceptación del llamado bipartidismo, que históricamente tan malos resultados ha dado al país y donde la corrupción campa a sus anchas bajo el proteccionismo de ambos partidos.

Seguimos con la traiciones. El PSOE es un partido republicano pero feroz defensor de la monarquía; defiende a capa y espada la enseñanza pública y a partir de Felipe González se sacan de la manga la concertada (con Franco la enseñanza era pública, y la poca privada que había se la pagaba cada uno); se declaran laicos y mientras estuvieron en el poder fueron incapaces  de denunciar el anticonstitucional Concordato. Y otro dato: bajo el mandado de los socialistas es cuanto más se ha financiado a la iglesia católica.

En España no tenemos una Banca Pública que haga de contrapeso a la privada porque los socialistas la privatizaron. Lo mismo ha pasado con el importante sector público existente, que ha sido mayoritariamente privatizado a precio de saldo y de ahí provienen una parte muy importante de los actuales ricos españoles. Mientras otros países europeos como Francia, Alemania o Italia mantienen un potente sector público, en España el sector es casi inexistente.

¿Cómo podemos definir la actuación del PSOE que después de haber permanecido en el poder muchos años haya sido incapaz de sacar de las fosas de las cunetas a miles de sus propios socialistas asesinados por los fascistas?

Más traiciones: cuando llegan las elecciones, el PSOE siempre se pone el traje de la izquierda, con un bonito relato de medidas progresistas, para que cuando llegue al poder se convierta en el mejor guardián de las elites del país. Recordemos las frases de Carlos Solchaga: ´España es el país donde es más fácil hacerse rico´ o la de Zapatero: ´Bajar impuestos es de izquierdas´ ¿Os queda claro a quién han servido?

El PSOE, a lo largo de su historia en la Transición, se viene caracterizando, pues, por una falta de credibilidad, fruto de decir unas cosas y hacer las contrarias. No es no y ya veis: gobierna Rajoy. Y carecen de líderes con una mínima capacidad intelectual. Susana Díaz es una política profesional simplista. Pedro Sánchez ha cambiado de opinión un montón de veces a lo largo de sus tres últimos años y Patxi López da lo que da.

Actualmente el PSOE está enfermo, y no debe olvidar que su futuro pasa por aliarse con el resto de la gente de la izquierda, que no son sus enemigos sino sus competidores. ¿Cuánto tardará la izquierda democrática en comprender que la tarea más urgente es desalojar al Partido Popular del poder para cambiar sus leyes penales, educativas, sanitarias y laborales? La igualdad es imposible sin democracia y la democracia es imposible en un país gobernado por los neoherederos del Valle de los Caídos.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA DEMOCRACIA NO SOPORTA MÁS AL PP.

Anuncios