@ellibelaresc

El ultramontano y ultraconservador cardenal jubilado, Rouco Varela, que no puede resistir no estar de actualidad, como Plà, asistía días pasados en la UCAM de Murcia (su cabeza visible es el presidente José Luis Mendoza, jefe del movimiento neocatecumenal de los llamados kikos) a un Congreso de Mariología y no desperdició la oportunidad para despotricar y ´poner a parir´ al papa Francisco ante los seminaristas, a quien despreció por ´no ser un buen teólogo´, ´por su falta de capacidad evangelizadora´ (contraponiéndolo a Juan Pablo II, que fue el gran evangelizador, que evangelizó más que los doce apóstoles juntos.) y por  ´no estar interesado por la educación´.

Estas declaraciones escandalizaron a algunos seminaristas, que no dudaron en denunciar a los sacerdotes de sus parroquias las opiniones de monseñor. Tras la denuncia de los hechos responsables de la Diócesis de Cartagena han iniciado una caza de brujas entre los seminaristas. Intentan ahora averiguar qué seminaristas escribieron mensajes con los  teléfonos móviles a sus curas para contarles que ´Rouco se había pasado tres pueblos, criticando directa o indirectamente a Francisco´.

Por su parte el rector del seminario San Fulgencio de Murcia, Sebastián Chico Martínez, reunió a los seminaristas en el comedor, les abroncó a todos y les instó a no contar a nadie lo que pasa en el seminario, ´porque hay periodistas que quieren hacer daño al centro con noticias falsas´, según informa Religión Digital. Esto ocurrió cuando los responsables del seminario pudieron percibir el malestar que se había producido entre seminaristas y sus curas de parroquia que quedaron escandalizados ante tales reproches cardenalicios.

Significativo fue que algunos seminaristas se preguntaran cómo era posible que ´un cardenal pudiese estar diciendo estas cosas contra el papa reinante´. Rouco Varela insistía en declarar públicamente su nulo afecto por Francisco. ´Se le notaba un evidente menosprecio al papa y parecía sentirse a gusto y con ganas de rajar. Tanto es así que nos tuvo allí, contando sus ‘batallitas’ hasta las doce de la noche. Y algunas, referidas al Papa Francisco, un poco subidas de tono´, cuenta uno de los seminaristas presentes en la cena-coloquio. Y añade: ´Tanto que el propio rector del Redemptoris Mater de los neocatecumenales, Sebastián Martínez, intentó cogerle el micrófono varias veces (no sé si porque quería irse o para que no nos siguiese escandalizando), pero Rouco le daba con el codo y seguía´.

Nosotros, desde este blog, seguimos pensando en la maldad intrínseca y visceral que atesoran algunos preclaros próceres de la iglesia católica. En cómo es posible que estos personajes sean incapaces de transmitir lo que ellos dicen es la palabra de su dios con la serenidad, el amor, la paciencia, la bondad que sus evangelios, en muchas ocasiones, transmiten. La palabra de su dios revelado en absoluto puede coincidir con la que ellos se empeñan en transmitir. Sus palabras, en muchísimas ocasiones, son de odio e intransigencia. Un cardenal, un obispo, un alto cargo de la iglesia católica no puede declarar en contra de su líder espiritual ´elegido´ por el Espíritu Santo. Al menos, si no estás de acuerdo con el hombre, escenifica tu identidad espiritual con lo que significa un papa. Lamentable, como muchísimas de las actuaciones de este emérito cardenal, que incluso jubilado sigue esparciendo cizaña por donde va. Y que lo inviten instituciones públicas o privadas demuestra también el talante que persiguen las mismas. Si yo fuera católico haría lo posible por recriminárselo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de DE LA NECESIDAD DE LA MOCIÓN DE CENSURA.

 

 

Anuncios