@ellibelaresc

El domingo once de junio se celebraba en Bélgica el Día del Padre. Por ello, quien asegura ser hija del rey emérito, Ingrid Sartiau, ha querido felicitarle con un ´Feliz día, papá´, y ha aprovechado el día y la ocasión para lanzarle algún dardo envenenado y para reivindicar su derecho a que se acepte la prueba de paternidad. ¨Feliz día, papá. Feliz día a todos los padres que niegan a sus hijos´, escribe Ingrid en la red social junto a una imagen de un padre con su bebé y una reveladora frase: ´Un padre no es alguien que da la vida, eso sería demasiado fácil. Un padre es alguien que da amor´.

Ingrid Sartiau, de 51 años, dice ser hija de juan Carlos I y no se rinde. Desde hace años reclama la paternidad del rey y este fin de semana ha aprovechado la celebración del Día del Padre en su país, Bélgica, para recordar a su progenitor y reprocharle que, a día de hoy, aún siga sin reconocerla como hija legítima. La belga se siente triste y lo único que quiere es que se acepte una prueba de ADN que certifique lo que ella viene defendiendo desde hace años: que el monarca emérito es su padre biológico. Defiende ADN obligatorio para todos, reyes, panaderos, ministros, presidente, pastor.

Recordemos que la belga interpuso hace unos años una demanda de paternidad contra Juan Carlos I casi al mismo tiempo que Albert Solà, el otro presunto hijo del emérito. Mientras que la de este último no fue aceptada, la de Sartiau llegó hasta el Tribunal Supremo, que finalmente dio carpetazo al caso en el año 2015. Sin embargo, ella mantiene la esperanza de que algún día el que considera su padre la reconozca. Y yo digo que lo tiene crudo, muy crudo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ACERCA DEL SUELDO DEL BORBÓN.

 

Anuncios