@ellibelaresc

Últimamente hemos venido comentando la actuación desmedida de la Justicia española con declaraciones  políticas ´inapropiadas´ y de ofensa a los sentimientos religiosos por medio de chistes y tuits. Ya las hemos comentado y dado nuestra opinión. Hoy solo quiero presentar a mis lectores la fotografía con el comentario que aparece en la misma. Ya me diréis si son propias del señor a quien se le nombró rey y se le puso en bandeja la Jefatura del Estado. Un ´rey´ que nos lo vendían como el campechano, que nos trajo la democracia y que salvó a nuestro país de los militares hasta que llegaron los elefantes en Botwsana, Corinna, el caso Noós…. y el relato se cayó, pero nos intentan seguir vendiendo que Juan Carlos fue un gran demócrata desde el principio, que tenía pensado desde que llegó al poder traernos la democracia y las libertades. Pero eso, como es público y notorio, está muy lejos de la realidad. ¿Por qué se le permitió semejante desfachatez de declaraciones subversivas? Ironía del destino.

La declaración que acompaña a la fotografía es de 1969, cuando Franco lo nombró heredero y juró sobre los Principios del Movimiento Nacional franquista. La declaración de la foto se completa con ´a lo largo de los últimos treinta años ha sentado las bases del desarrollo del país. […]. Para mí es un ejemplo viviente por su entrega patriótica diaria al servicio de España. Tengo por él un enorme afecto y una enorme admiración´. Algunos dirán, vale, dijo esto, pero es que Franco estaba vivo, no podría decir otra cosa. Pero sin embargo, tras morir Franco, cuando Juan Carlos podría demostrar de verdad que era un demócrata convencido, en el discurso de Navidad de 1975 podría haber dejado algún guiño a la oposición democrática. Sin embargo, sólo hizo guiños a la espiritualidad, a la unidad. Y a la pérdida de Franco: ´El año que finaliza nos ha dejado un sello de tristeza, que ha tenido como centro la enfermedad y la pérdida del que fue durante tantos años nuestro Generalísimo. El testamento dirigido al pueblo español es sin duda un documento histórico que refleja las enormes calidades humanas y los sentimientos llenos de patriotismo sobre los que quiso asentar toda su actuación al frente de nuestra nación´.

Que quede claro: no fue el rey el que nos trajo la democracia. Fue el pueblo, movilizándose y organizándose en sindicatos y partidos políticos, haciendo huelgas, sufriendo la cárcel, las torturas, incluso la muerte, el que trajo los derechos democráticos y sociales que durante años hemos disfrutado. Por eso es nuestro deber recordar a todos esos hombres y mujeres que lo dieron todo por acabar con el franquismo. Personas anónimas que dieron lo mejor de su vida para que nosotros disfrutáramos una vida en libertad y dignidad. Y ahora que nos están arrebatando nuestros derechos, hay que recordar de dónde venimos cada uno. El pueblo, de la lucha en la calle. El rey Felipe del rey Juan Carlos, que vino de Franco.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ES IMPRESCINDIBLE UNA III REPÚBLICA.

Anuncios