@ellibelaresc

En días pasados hemos disfrutado de lo lindo con el anticipo de la fiesta de la Gürtel que terminará, salvo error u omisión, con la gran traca final del día 26 de julio cuando por la pasarela alfombrada (por supuesto de azul PP)de grandes protagonistas veamos desfilar al querido e insustituible Mariano Rajoy, mentiroso compulsivo de esta España, para él, una, grande, libre, católica, apostólica y romana.

La previa nos la han ofrecido  los exministros de Aznar: Rato, Mayor Oreja, Javier Arenas, Ángel Acebes y Álvarez Cascos que han declarado en la Audiencia Nacional como testigos en el juicio Gürtel y reclamados por el  extesorero Bárcenas.

Cascos ha contestado al tribunal que nunca recibió donativos, ´jamás´ intercedió en adjudicaciones del Ministerio de Fomento que él dirigió con Aznar, tampoco recibió dinero ´en metálico´ del PP y ha tachado de ´inverosímil´ la versión de la Policía de que él se corresponde con las siglas ´PAC´ que aparecen como perceptoras de comisiones en la contabilidad B de Gürtel. A las demás preguntas responde: ´no sé´, ´no recuerdo´, ´no lo creo´.

Arenas, actual vicesecretario de política autonómica y local del partido, sostiene que la petición de Bárcenas de que declare por su conocimiento de ´las funciones, relaciones y responsabilidades´  del extesorero se basa en ´errores´, comenzando por las fechas en las que se le menciona como secretario general del PP ya que, al contrario de lo que sostiene el extesorero, no ostentaba este cargo en 1998. A las demás preguntas responde: ´no sé´, ´no recuerdo´, ´no lo creo´.

A Acebes, exministro de Administraciones Públicas, Justicia e Interior, de quien dependía el tesorero nacional y el gerente, Bárcenas lo ha requerido por ser ´pleno conocedor´ de la operación de compraventa de acciones de Libertad Digital investigada en esta causa y que figura en los apuntes contables de la caja B del PP. Defiende que ni él ´ni nadie en el PP ´sabe de la existencia de una caja B en el partido´, y a muchas preguntas responde: ´no sé´, ´no recuerdo´, ´no lo creo´.

A Rato  Bárcenas le pide que testifique ´como conocedor´ de la adjudicación de las campañas electorales y para determinar si hubo trato de favor a Correa. Niega ante el juez conocer los ‘papeles de Bárcenas’ porque ´No tienen nada que ver conmigo´. A muchas preguntas responde: ´no sé´, ´no recuerdo´, ´no lo creo´.

Y Mayor Oreja ha sido citado porque en los escritos de acusación se asegura que el extesorero se lucró con viajes que se habrían abonado siguiendo sus instrucciones y que se facturaron al ´grupo del Partido Popular Europeo  por la Fundación de Estudios Europeos´, que presidía el exministro de Interior. También declara que ´Bárcenas nunca jamás me solicitó nada´.

En definitiva: una injusticia las meras sospechas que recaen sobre ellos. Los jueces, fiscales, abogados, miembros del tribunal no saben por dónde tirar. Asombra constatar que los cinco responden lo mismo en sus declaraciones: ´No sé, no me consta, lo desconozco, no tenía ni idea´. ¿Estos ilustres del PP estarán sometidos al hechizo del denominado ´efecto infanta´, que consiste en una paralización de las facultades mentales que deja a las víctimas reducidas a un estado de idiotez tal que explica no sólo que hayan desaparecido 60.600 millones (casi el número de la Bestia) en el rescate bancario, sino también el inexplicable ajetreo de sobres, donaciones ilegales y cuentas de dinero negro en Suiza, la destrucción de discos duros y el interminable desfile de empresarios magnánimos que marchaban con sus maletines por los pasillos de Génova sin que nadie se enterase de nada? (Casi me ahogo con tan largo interrogante). De las declaraciones de estos personajes se deduce que Luis Bárcenas no tiene nada que ver con la caja B del PP que ahora ya no existe y que solo por este detalle Mariano Rajoy no debería ir a declarar a la Audiencia Nacional en vivo ni en plasma.

Curioso Bárcenas y el pánico que le tiene el PP, que ha respirado cuando dice que ha tenido conocimiento de que Bárcenas callará en la comisión de investigación de la financiación ilegal del Partido Popular. Acudir ha acudido, porque está obligado por ley, pero se ha acogido a la previsible excusa de que no contestará a las preguntas para blindar su estrategia de defensa que le espera en los tribunales. La decisión se veía venir, sobre todo por la sospecha de que el Partido Popular hubiera pactado con Bárcenas su silencio. Ya no hay insultos, ya no hay desprecios, ya no se oculta su nombre con la fórmula ´esa persona de la que usted me habla´. Ahora es ´el señor Bárcenas´, insinuar que hay pacto entre el PP y Bárcenas es ´una necedad, por no decir injuria´ para Catalá. Para  Hernando ´un insulto´ (hace unos meses era un delincuente), para Javier Maroto ´nos da un asco que no podemos más´, y María Dolores de Cospedal hablaba de él como ´un mentiroso compulsivo´, a imagen y semejanza de su jefe Rajoy.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA VIRGEN DE LOS HUMILDES.

Anuncios