@ellibelaresc

Los Sobornos Generales del Estado fueron desbloqueados hace unos días en el Congreso de los Diputados gracias a los votos desinteresados del PNV y de un canario que finalmente aceptó cantar para el Gobierno la última estrofa que le faltaba para sacar adelante los SGE de 2017. El trino del pájaro sonó tal y como se esperaba en el Hemiciclo: descarado, alegre y armónico. ´Nunca había oído cantar a un canario con tanto desparpajo´, ha confesado el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. ´[La jugarreta] nos ha salido por un ojo de la cara pero ya está´, ha dicho Rajoy

Como consecuencia de los generosos pactos del PP los SGE de 2017 han sido especialmente generosos con el País Vasco y Canarias, cuyos políticos sobornados han querido destacar la elegancia y el respeto con que el Gobierno ha llevado a cabo la compra de su voto. ´Ni un bofetón, ni una mirada agresiva, ni una palabra más alta que otra. Solo dinero, dinero y dinero, nada más´, coinciden en señalar los agraciados.

En los medios se suelen citar las grandes cantidades de los PGE pero con frecuencia se olvidan de la letra pequeña que pone en evidencia detalles que se nos escapan a los españoles y que escenifican la subversiva intencionalidad del partido que los confecciona. Citaremos algunos detalles.

El Gobierno aprobó hace unos días en el Congreso de Ministros una partida de 2,5 millones de euros en subvenciones nominativas del Ministerio del Interior, es decir, dirigidas a entidades concretas y para la realización de actividades de interés público, social y humanitario. Entre otras cuestiones, el dinero irá destinado a garantizar el acceso al servicio público de la educación superior a los presos (600.700 euros) y a la asistencia religiosa católica (607.500 euros) e islámica (607.500 euros) en las cárceles. El montante destinado a ambos conceptos es el mismo. Como se aprecia el Gobierno se gasta lo mismo en educación superior en prisión que en las misas de las cárceles. La subvención de las cárceles no es la única que recibirá la Iglesia católica en estos presupuestos. Cáritas se embolsará 52.000 euros ´por su colaboración en la aplicación de los programas con personas sentenciadas a penas no privativas de libertad´.

A todo lo anterior, y ya en letra más grande, añadiremos los privilegios económicos y fiscales de que goza esta iglesia. Más de 250 millones vienen de la casilla exclusiva del IRPF. Otros cien los recauda de la otra casilla, la de fines sociales. Las exenciones y bonificaciones tributarias (no pagan IBI, ni impuestos de patrimonio, sociedades, obras, etc.) les ahorran y nos cuestan a los demás alrededor de 2 000 millones. En la enseñanza, 4 900 millones (de los que 600 se nos van en pagar a profesores-catequistas de Religión). Hospitales, 900 millones. Funcionarios capellanes militares (sí, habéis leído bien), 50 millones. Mantenimiento del patrimonio, 600 millones. Subvenciones diversas, 300 millones. Muchos millones para 13 TV, la tele de la Iglesia, que desde que nació en 2010 ha perdido más de 60 millones de euros, que han salido, año a año de la famosa casilla del IRPF (es decir, la veamos o no, nos guste o no, sus números rojos los pagamos entre todos) … Así hasta 11 000 millones. Una pasada ¿no? Sobre todo si está fuera del control y no se les exige la transparencia que sí se exigen a cualquier asociación o fundación del tipo que sea que reciba  dinero público.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LOS CORTOCIRCUITOS DE MARIANO.

Anuncios